Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lopez-Romero,-Josemi

No quieren trabajar en Ibiza

Se respira optimismo en Fitur, hay grandes expectativas de cara a la temporada, se anuncian aperturas de lujosos hoteles. Pero hay un denominador común preocupante: varias cadenas, las que generan el mayor número de empleos, admiten que tienen un serio problema con el reclutamiento de trabajadores.

Tanto para Vibra Hotels (antes PlayaSol) como para Palladium Hotel Group, esa circunstancia supuso un grave contratiempo en la pasada temporada que, afirman, creen que paliarán este año. ¿Por qué no quisieron venir en 2021 a trabajar a Ibiza?

Todos lo sabemos: aquí no hay quien viva, parafraseando el título de la serie. Los alquileres son abusivos, los precios de absolutamente todo (ni que decir del combustible) son estratosféricos y los sueldos, aunque sean algo mejores que los que les ofrecen en la Península, no compensan, como admite el presidente de Palladium.

En la isla del lujo, en este escenario de alfombras rojas, mayordomos, yates de grandes esloras y glamour, todo es fachada. Tras esos alojamientos exclusivos, tras tanto chef michelinado hasta las cejas, tras tanto bolso de Louis Vuitton se esconde una legión de empleados a los que el salario apenas llega para pagar una habitación. Abel Matutes está convencido de que el lujo se retroalimenta. Esperemos que también lleguen algunas miguitas a quienes trabajan para que Ibiza parezca cada verano lo que en realidad no es.

Compartir el artículo

stats