Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

David Ventura

Para empezar

David Ventura

Pavo, cállate

Cuando mis amigas debaten sobre feminismo, suelen tener siempre opiniones contrarias. Por ejemplo, sobre la famosa ‘ley trans’: unas ven en ella una saludable ampliación de derechos . Otras, en cambio, consideran que esta ley es un gran error que provoca un borrado de las mujeres. Respecto a la prostitución, las hay partidarias de ‘empoderar’ a las trabajadoras sexuales, mientras que otras consideran que la prostitución supone una vejación de tal calibre sobre el cuerpo de la mujer que el empoderamiento es imposible y la única solución es el abolicionismo. Hay quienes consideran que ser mujer es, también, un constructo cultural, y se toman muy en serio esa frase de que «no se es mujer, sino que se llega a serlo». Otras opinan que esto es una chorrada, que la biología es tozuda y que una mujer es una mujer, y basta. También están las que pasan olímpicamente de estos debates. ¿Qué pienso yo de todo esto? Mi respuesta es que mi opinión importa entre cero y nada. Que mi opinión es irrelevante y no vale un pimiento. Los hombres tenemos la mala costumbre de opinar de todo y querer tener siempre la última palabra. El mundo saldría ganando si, de tanto en tanto, los hombres nos quedáramos callados y nos limitáramos a escuchar y aprender. ¿Se imaginan qué alivio?

Compartir el artículo

stats