Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fernando de lama

‘Wish you where here’

«Odio a Pink Floyd», le confesé exagerando un poco a la dj Lost Ángeles el pasado sábado durante el concierto de Corizonas en el Cañas’n’Roll de Sant Josep, cuando se arrancaron con su versión del ‘Wish you where here’. «¿Pero cómo se puede odiar a Pink Floyd?», me respondió ella con tono inquisitivo. Todo tiene una explicación. Hubo un tiempo, en mi adolescencia, en el que a mi padre le dio por poner a Pink Floyd en casa a todas horas y a mí, que estaba en ese momento entre el acné, los Sex Pistols y Eskorbuto, cada vez que veía girar en el tocadiscos el prisma de ‘The dark side of the moon’ me daban ganas de patearlo. De jóvenes todos somos más viscerales y odiamos a los grupos por lo que son o por lo que representan más que por su música. Con el tiempo me he ido reconciliando con muchas de las músicas que he odiado, solo a fuerza de abrir las orejas, pero Pink Floyd, como otros, me siguen dando bastante pereza. Pero el sábado, con esa versión tan orgánica de los melenudos de Corizonas y en ese ambiente de los conciertos pospandémicos en los que todo el mundo está feliz y son tan bonitos los reencuentros y la cerveza sabe mejor... creo que se abrió la puerta a la reconciliación. Ojalá que todos hubierais estado allí.

Compartir el artículo

stats