Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Natàlia Cerezo

Tribuna

Natàlia Cerezo

Otras biblias

«Me cuesta encontrar consuelo existencial en la Biblia o en la religión, me es más fácil hacerlo en otros lugares»

En nuestro bloque de pisos, como supongo que en tantos otros, recibimos tres tipos de correspondencia: folletos publicitarios de gimnasios, depilaciones láser y comida a domicilio; las pequeñas cartulinas del maestro Silla, el chamán del barrio, anunciando filtros de amor y soluciones para el mal de ojo, y, finalmente, avisos de la comunidad de vecinos.

Sin embargo, el otro día recibimos una carta. Una carta como las de antes, con sello y escrita a mano en un papel de cartas con el dibujo de un petirrojo. La firmaba Conchi, una desconocida, «para hacerles llegar el mensaje positivo que compartimos con todas las personas» y nos informaba de que «la Biblia nos da una esperanza real de un mañana mejor».

Parece que los Testigos de Jehová ya no van llamando puerta a puerta con las carpetas llenas de Atalayas y que han optado por otro método. Es una buena evolución, para los tiempos que corren.

Pero, a diferencia de Conchi, me cuesta encontrar consuelo existencial en la Biblia o en la religión, me es más fácil hacerlo en otros lugares. Por ejemplo, en ‘Una temporada en Tinker Creek’ la vida absurdamente intensa de las mantis y otros habitantes de un arroyo no solo sirve para maravillarse por la brutalidad y la belleza de la naturaleza, sino también para hablar de filosofía o religión. Por otra parte, ‘Rick & Morty’ explora el sentido de la existencia (si es que lo hay) con una actitud muy sana, con la que parece que diga «todo es absurdo y una mierda, así que mejor tomárselo a risa». Y en ‘Misa de medianoche’ hay una reflexión que espero que me acompañe el tiempo que me queda (ya sean unas horas o unos pocos años). Una de las protagonistas, en uno de los muchos diálogos intensos de la serie, dice que morir es como cuando una gota de lluvia cae al océano, al cual siempre ha pertenecido; una forma muy bonita de decir que no somos nada, pero que también formamos parte de todo, y esto está bien.

Compartir el artículo

stats