Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gonzalez,-Elena

Desahuciados

Corrupta está la sociedad que no protege a sus mayores, que trata a personas como desechos, que se cruza de brazos ante el desahucio de un hombre de 69 años enfermo. Podridas las instituciones que cierran los ojos frente a las sociedades offshore y sus VIP, amnistían fraudes millonarios y exoneran a delincuentes con corona, mientras se ensañan con el que todo lo ha perdido y le niegan una segunda oportunidad, abocándolo a la indigencia. Indignos de tal nombre son los servicios sociales que no hacen nada para evitar que un jubilado acabe durmiendo en la calle. Ni para rescatar a los que, abuelos o no, ya viven este horror día tras día. No conozco a Agustín Crespo, ni sé qué avatares de la vida lo han conducido a una situación tan desesperada, ni me importa. Tiene derecho a un futuro digno y entre cartones solo hay degradación, desesperanza y muertes prematuras. Espero pues que el Ayuntamiento de la exclusiva y próspera Ibiza se muestre capaz finalmente, y aunque sea en sa Penya, de encontrarle una solución habitacional para él y su perrita, que no es un objeto que se pueda abandonar sino una compañera, apoyo, amistad, familia... Hoy es él y mañana puedo ser yo, usted o cualquiera de las miles de personas que sobreviven en esta isla con unos alquileres abusivos que exprimen sus sueldos, sin capacidad de ahorro ni acceso a la propiedad. Una pensión no dará para pagarlos.

Compartir el artículo

stats