Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro Da Silva

En corto

Pedro de Silva

El divino vaciamiento unificador

Sorprende la impunidad con que se conjuga el verbo “unificar”, como si fuera garantía de la eficiencia y mejor gestión de los recursos públicos y privados. La historia de la España vacía que ahora se llora y en realidad está en muchas áreas del país, regiones y municipios, es la suma de decenas, cientos, miles de medidas de unificación y/o concentración en servicios públicos sanitarios, educativos, sociales o de cualquier tipo (incluidos cuerpos y fuerzas de seguridad), trayectos de ferrocarril, redes telemáticas, centros de trabajo, oficinas públicas y privadas. En cada movimiento de unificación algo se aleja de muchas personas. Hará falta hacerlo a veces, pero como al invocar las divinas palabras ‘unificación’, “racionalización’ y ‘eficiencia’ todo beato ameniza (o sea, dice amén), sin pedir siquiera los números de la ganancia, el genio unificador se crece y nos vacía a placer.

Compartir el artículo

stats