Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Valles,-Rita

Marc Tur y su «Noche de Reyes» en Tokio

A sus 26 años, Marc Tur, un prodigio del atletismo surgido de Santa Eulària, ha vivido el sufrimiento y la gloria olímpica en su histórica participación en los 50 kilómetros marcha. Marc, que no entraba en las quinielas para subir al podio, iba tercero a pocos metros del final pero, en ese momento, su cuerpo y su mente le jugaron una mala pasada. Visión borrosa, calambres en las piernas, desfallecimiento... un rosario de síntomas que él mismo detallaba en una entrevista, como médico que es, y que constituyeron una auténtica «agonía» final. El atleta solo quería acabar con aquel sufrimiento como fuera, pero para añadir más dolor, otro corredor, un canadiense, consiguió adelantarle y arrebatarle in extremis la medalla de bronce que a 200 metros de la meta era suya. Marc sintió muchísima rabia y lloró después de la durísima carrera por lo que pudo haber sido y no fue, pero ha logrado un cuarto puesto que llena de orgullo a todos los pitiusos y a cualquier amante del deporte. Antes de competir, Marc Tur explicaba sonriente que se sentía «como un niño en la Noche de Reyes». Lo que no dijo es que el regalo nos lo iba a hacer él.

Compartir el artículo

stats