Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Martín,-Cristina-v2

Los listos y la «verdadera Ibiza»

Hay que tener imaginación, pero sobre todo mucha cara, para ofrecer en internet tiendas de campaña, tipis, chozas, todo tipo de chabolas y hasta una cama colgada de un árbol como la forma de descubrir la «esencia de la isla mágica». A precio de isla mágica, por si alguien lo dudaba. Basta con cambiarles el nombre, poner a estas infraviviendas bajo la categoría de «singulares» y adornarlas con mucha palabrería hueca sobre «la verdadera Ibiza» y la conexión con la naturaleza, lo auténtico, la magia, la libertad y hasta las «almas puras»; todo ese blablablá cansino y estomagante sobre los «auténticos» valores de la isla que ya se ha convertido en un género en sí mismo en el melifluo campo de la propaganda turística. Porque al final el marketing lo que pretende es vender, ya sea cervezas o noches en un paraíso prefabricado, que estos listos se inventan para que se lo compren otros incautos ansiosos de «experiencias» nuevas, como compartir un váter comunal en una caseta o darse duchas de agua fría en el bosque. Una cama colgada de un árbol es eso, y una chabola lo es aunque sea para alojar a turistas, por más que lo quieran disfrazar o ponerle otro nombre. Los listos nos revelan cuál es la verdadera Ibiza: un lugar donde proliferan sin control los oportunistas y los jetas.

Compartir el artículo

stats