Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Matías Vallés

Sánchez indulta a Sànchez

Ser independentista es más cómodo que ser independiente, según se demostró en la desbandada tras la fugaz proclamación de octubre de 2017. Pese a esta carencia vitamínica, puede aceptarse a efectos dialécticos que los soberanistas desean separarse de España. En cambio, la derecha cada vez más ultra no se muestra muy deseosa de mantenerlos en el redil patrio, aunque presume de la solución para Cataluña si alguien la votara. Según los conservadores cada vez más extremos, desde luego que no asiste a los díscolos el derecho a independizarse, pero mucho menos a considerarse miembros del tronco español. Y a falta de conocer qué dirá Ayuso para zanjar esta incongruencia, Pedro Sánchez indulta a Jordi Sànchez.

La homonimia despierta la perplejidad. Nada más obvio que presuponer una fraternidad entre los protagonistas de la frase «Pedro Sánchez perdona a Jordi Sànchez». Y conste que no se aplica la subordinación del excusado al magnánimo porque, con un giro de los dados de la voluble historia, sería Jordi Sànchez el encargado de indultar a Pedro Sánchez. La operación permanece invariable porque posee la propiedad conmutativa, se puede simplificar en «Sánchez indulta a Sànchez». Un científico ajeno a las flaquezas humanas se plantearía dónde está el problema entre iguales.

Un Sánchez indulta a otro, ambos son etimológicamente hijos o descendientes de Sancho. El presidente del Gobierno que maneja provisionalmente los hilos califica a su exculpado de «persona clave».

Es un exceso también perdonable, son términos cariñosos que se esperaría que un Sánchez derramara sobre su tocayo de linaje. En una de las arias más comprometidas de su recital del Liceu, el Sánchez indultador entonó que los Sànchez indultados no profesaban religiones diferentes, y que esa sintonía debía facilitar el entendimiento. No lo sabe usted bien, señor Presidente, hay que recurrir al freudiano «narcisismo de las pequeñas diferencias» para entender el abismo que han logrado excavar los Sánchez de ambas trincheras.

Compartir el artículo

stats