Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Navarro,-Cesar

El sentido común se va de ‘tardeo’

En Ibiza ya podemos hacer tardeo. Ya saben, lo que hemos hecho toda la vida: abandonar nuestros puestos de trabajo de cinco a ocho de la tarde para ponernos ciegos a birras en esa bonita costumbre que nos caracteriza como sociedad insular.

Porque a tenor de las caóticas normas que ha aplicado últimamente el Govern, este sano ejercicio sólo lo ejercemos los ibicencos. ¡Qué poca vergüenza tenemos! Mi directora, cargada de santa paciencia, ya sabe que a partir de hoy, como solía hacer en las últimas décadas, desapareceré y me iré de cañas, qué coño, con todos los coleguitas, que tampoco suelen hacer nada de cinco a ocho, horas sagradas de asueto y solaz para todos.

Qué tranquilidad, ya puedo ir de tardeo, retomar tiernas y cálidas costumbres. Sobre todo ahora que en esta isla nuestra, ejemplo de incivismo, asolada por la pandemia (¡cómo estarán en Mallorca y Menorca, con peores datos de incidencia que nosotros!

Estoy por organizar una campaña de solidaridad para ayudar a nuestros vecinos), nos desperezamos ilusionados esperando a los primeros turistas.

Ayuda, y mucho, el trepidante ritmo de vacunación impuesto por el Govern. De vértigo, oigan. Hay que tirar de burla fina y disimulada (ironía, según la RAE) para analizar la actualidad. Que venga Gila y lo vea...

Compartir el artículo

stats