Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro Da Silva

En corto

Pedro de Silva

La democracia nunca puede sentirse indefensa

La Constitución, que algunos ven como antigualla y componenda, fue fruto en su día del consenso entre contrarios. Si quedara algo de ese espíritu se debería alcanzar en horas un acuerdo firme de erradicar el energumenismo político, del que estamos viendo brotes preocupantes en la campaña madrileña. El energumenismo, que sustituye el debate por la amenaza, el insulto y la actitud vociferante, es caldo de cultivo del matonismo y la violencia. Lo malo es que la ponzoña ha calado ya en algunas esquinas de la sociedad, donde no creo que funcione la apelación didáctica a los valores de la democracia. Lo que los países serios hacen frente al extremismo social que ejerce la violencia o amenaza con ella es combatirlo de forma sistemática con la policía, las leyes penales, los tribunales y las penas. Una redada de violentos en condiciones (o sea, bien fundada y ejecutada) educa muchísimo.

Compartir el artículo

stats