Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

valentin villagrasa

Desde la Mola

Valentín Villagrasa

¿Y ahora qué?

La pregunta sin respuesta que nos tiene a todos (los de Formentera) con el alma en vilo. Hemos abierto de a poquito esta Semana Santa y la verdad es que todos (los que yo conozco y son unos cuantos) hasta la bandera… incluidos apartamentos y casas particulares. Los restaurantes a dos turnos y un “por favor sea puntual”. Los otros, los que no han abierto, por aquello de la limitación de horarios, intentarán en mayo, si la respuesta a ese ¿y ahora qué? es la que esperamos. Hay que seguir al doctor Simón, que sigue aposentado en casa como uno más de la familia. Esperar la comparecencia del responsable de decirnos lo bueno o lo malo del govern de Palma y a nuestra “presi” que sigue predicando que la base está en la responsabilidad individual de cada uno. Con toda esa información podremos respondernos a la cuestión y empezar a especular sobre el futuro a corto y medio plazo de una temporada que tenía que empezar en mayo, que por mor de no se quién, hemos adelantado al 25 de marzo y que hoy miércoles está en modo de stand by… Uno no sabe si darle al play o al pause en el mando del futuro inmediato. Si hay cuarta ola (maldita sea) que venga rápido y se vaya cuanto antes. Porque Formentera necesita imperiosamente recuperar la parte que la pandemia le quitó el año pasado y mantener la luz que algunos han encendido con su osadía para dar respuesta a la demanda de quienes nos han visitado. Otra cosa es si realmente desde las diferentes administraciones (las responsables directas en dictar las normas) se han tomado las medidas adecuadas para frenar el crecimiento de los contagios. Me estoy refiriendo claramente al control de entrada con esos PCR negativos. Porque me dicen, a quienes he consultado, que los restauradores (siempre habrá excepciones, aunque no tengo vocación de sabueso) han cumplido con creces las indicaciones de las autoridades sanitarias en cuanto a aforos, distancias y vigilancia expresa de que los comensales cumplieran con las normas (la mascarilla entre plato y plato era una utopía, aunque lo han intentado). Lo cual deja a la responsabilidad individual las consecuencias que se desprendan de nuestra propia actuación. Si el relax ha sustituido a la precaución debida en estos días de sol, temperatura y playa nos lo irán contando los casos nuevos. Ojalá nos quedemos hoy 7 de abril en los 7 del lunes 5… dónde hay que firmar, porque habría cola.

Compartir el artículo

stats