Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fernando de lama

Falta de ‘flow’

Escuché las canciones de Pablo Hasél y de Valtònyc cuando se montó el circo a su alrededor. Nunca había oído hablar de ellos antes y seguiría en una bendita ignorancia de no ser por todo este espectáculo. Me parecieron una bazofia inmunda por el contenido y por el continente, a partes iguales. Un amigo me dijo que, en todo caso, deberían meterlos en la cárcel por falta de flow, y no le falta razón. En una sociedad normal y en un país normal, en el que no te llevaran a prisión por cantar, aunque sea tan mal y diciendo tantas sandeces, ni siquiera los que vivimos a través de la música hubiéramos oído hablar nunca de estos pájaros ni nos hubiéramos preocupado de su libertad de expresión pisoteada, pero una ley absurda les ha convertido en héroes. Ausencia total de flow. Como les falta flow a los que defienden la libertad de expresión quemando contenedores y reventando escaparates en su nombre y a los que protegen la democracia sacando ojos a pelotazos. Sería mejor tomarse las cosas con un poco menos de rabia y un poco más de humor, como aquel viejo chiste (perdón, no recuerdo de quién era) en el que un hombre le dice a otro: ‘Si es que parece que en este país vivimos en la Edad Media’. ‘¿por castigar las injurias al rey?’. Y el primero le contesta: ‘No, por tener rey’.

Compartir el artículo

stats