Opinión | Tribuna

Fin de la pandemia para todo el mundo

La covid-19 está provocando una crisis de supervivencia infantil, en la que los niños y niñas con mayor riesgo de sufrir hambre y enfermedades ven cómo los ya frágiles sistemas sanitarios y alimentarios de sus países están desbordados por la presión de la pandemia.

Este virus sigue propagándose, cobrándose vidas y amenazando los medios de subsistencia en todo el planeta, y las vacunas son la herramienta más eficaz para poner fin a esta pandemia mundial, junto con otras medidas de diagnóstico, tratamiento y de prevención y mitigación existentes. Pero, para ello, los gobiernos deben colaborar para garantizar que cualquier vacuna contra la covid-19 sea asequible y accesible para todos los países. Sin esa solidaridad necesaria, nadie estará a salvo.

Existe un riesgo muy real de que este nacionalismo de la vacuna prive a los países más pobres con los sistemas de salud más débiles, de las vacunas y de los tratamientos. Como consecuencia de ello, la covid-19 está provocando también una crisis de supervivencia infantil, cuyas consecuencias amenazan el progreso de toda una generación.

Desde Unicef estamos desempeñando un papel fundamental en los esfuerzos globales para garantizar un suministro mundial equitativo de las vacunas contra la covid-19 según vayan estando disponibles.

Nuestra prioridad este año será liderar los esfuerzos para obtener y entregar las vacunas contra la covid-19 a al menos 92 países en nombre del Mecanismo Covax.

La vida no volverá a la normalidad si solo están protegidos los países de altos ingresos. El mundo entero seguirá siendo vulnerable. Y es por ello que toda vacuna debería estar disponible al mismo tiempo para todos los países.

Como bien ha expresado Henrietta Fore, directora ejecutiva de Unicef Internacional: «Para los países que ya han iniciado campañas de vacunación, y aquellos que aún no han comenzado, el camino sinuoso de esta pandemia no terminará realmente hasta que haya terminado para todos».

Mercedes del Pozo | Presidenta de Unicef Baleares

Suscríbete para seguir leyendo