Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal | La Rebe está triunfando, lo de Rociíto cansa

La Rebe se va a casar (’Mi gran boda gipsy’).

El imperio Mediaset lleva 10 meses seguidos desarbolado. Ha perdido el liderazgo desde agosto del año pasado. Lo nunca visto desde que se crearon las cadenas privadas. Puestos a tener que decidir las opciones que nos dan para tenernos enganchados yo me apunto a la Rebe, la hermosa gitana de los Jiménez de Plasencia, que ahora ya tiene programa propio, ‘Mi gran boda’, en la cadena Cuatro.

La verdad es que yo siempre había creído que ya estaba casada. Cuando comenzaron estos programas, 'Los Gipsy Kings’, hace siete años, la Rebe ya se echó un fornido novio canario. Y tuvieron un bebé muy simpático. Incluso le dedicaron un programa especial enseñándonos el parto. Pero, bueno, resulta que es ahora cuando se va a casar, y prepara una boda por todo lo alto. La Rebe es una joven muy singular. Vive en un universo que el programa ha construido, mitad ‘kitsch’, mitad horterada máxima, pero ella sobrevuela aquel engrudo con mucha simpatía y garbo. Además de muy hermosa, domina sobre todo el arte de la caída de pestañas. Baja los párpados, al ralentí, con una maestría bárbara, y en casa tenemos que llamar a averías, porque se ha quedado a oscuras todo el barrio.

Ella lo que quiere ahora es casarse. Y ya le han confeccionado una diadema, tipo corona, que a mi canario flauta Papitu le recuerda aquella tiara prusiana que llevaba Letizia el día de su regio enlace. En resumen, que la cosa está la mar de entretenida, inofensiva, y hasta desternillante. Contrasta con la nueva entrega que prepara Mediaset a base de ir alargando el culebrón Rociíto Carrasco, tan lleno de bilis y canibalismo familiar, intentando ahora engancharnos con el descubrimiento de un nuevo testamento ‘no oficial’ de la difunta Rocío, que no sabemos si este papel es de verdad o lo han escrito los guionistas la semana pasada. En fín que todo esto aburre y cansa.

EL ESCOTE .– Me niego a dedicarle un artículo a ese tema del escote, en ‘Els matins’ (TV-3), de la portavoz Patricia Plaja. Me remito a lo que dijo Paco Umbral un día que Sara Montiel se presentó a una entrega de premios luciendo un frontis espectacular, causando barullo en los carpetovetónicos pollastres allí congregados. Umbral le dijo, con una devoción colosal: «Sara, este escote es tu escote, estas tetas son tus tetas, y, además, son una maravilla, porque no pesan, son ingrávidas”.

Compartir el artículo

stats