El revuelo mediático entre Gabriela Guillén y Bertín Osborne continúa dando de qué hablar a pesar del reciente comunicado conjunto de la pareja en el que el cantante reconocía que el hijo de la empresaria paraguaya es suyo. Como no podía ser de otra forma la justicia ha seguido su curso y tan solo unas horas después de que Gabriela y su bebé acudieran al Instituto Nacional de Toxicología, la recién estrenada mamá se mostraba muy relajada en un exclusivo centro comercial de la capital.

Lejos de evitar el foco mediático y refugiarse en casa, Gabriela acudía a Las Rozas Village para continuar con el día realizando algunas compras y olvidándose así del complicado trago que había tenido que vivir ese día a primera hora de la mañana sometiéndose a las pruebas de ADN. Haciendo oídos sordos a las preguntas de la prensa al respecto, Gabriela se mostró especialmente relajada demostrando que la decisión del juez no le preocupa.

Tras varias horas de compras, la empresaria regresaba a su domicilio donde la veíamos entrar muy pendiente de su teléfono en todo momento y es que, sin lugar a dudas, ha sido un día muy complicado y especialmente tenso para ella a pesar de haber llegado a un acuerdo con el padre del bebé en el que Bertín reconocía públicamente que el niño es suyo.

El negocio de Gabriela Guillén

Gabriela abrió, hace un tiempo, en Madrid su propio centro de estética, MGG Beauty. Un negocio que en el último tiempo no ha parado de crecer y en el que la modelo ha invertido mucho dinero, tiempo y esfuerzo

Según publica El Español, desde hace unas semanas la paraguaya ha instalado su centro de operaciones, su clínica, en su propia casa.

Cuentan que esta decisión obedece a querer pasar más tiempo con su hijo

El entorno de ambos apuntó a este medio que Gabriela y Bertín siguen sintiendo el uno por el otro. "Quién sabe si después de todo vuelven", aventuró una persona que los conoce y asevera que ambos estuvieron "muy involucrados".