Isabel Ordaz sigue luchando contra el cáncer de colon que le detectaron hace unos meses. La exprotagonista de ‘Aquí no hay quien viva’ y ‘La que se avecina’ visitó este viernes, en el que habló de proceso de superación.

"Cuando te dicen lo que tienes es complicado. La conciencia necesita un tiempo, estás estupefacta. La palabra cáncer se queda merodeando a tu alrededor", aseguró la actriz, explicando también la razón por la que escribió ‘La vida en otra parte’, su nueva novela: "Mi cuerpo podía ser cedido a la medicinacon terapias tremendas como radioterapia y quimioterapia, pero a mí lo que me interesaba era contar y hacer un relato".

No escribía para publicar un libro, tan solo para recomponerme. Psíquicamente, el 'yo' empieza a quedarse en un segundo plano: ya no podía ser profesional, sino un ser tan social”, subrayó Ordaz en el programa matinal de Antena 3.

La actriz también le explicó Susanna Griso cuál es la sensación que tuvo cuando le comunicaron que padecía cáncer: "Se va a montar usted en un cohete y se va a la luna. Ese camino de enfrentarse al dolor ha sido un juego de luces y sombras. La enfermedad está estigmatizada en la sociedad en la que vivimos. Vamos continuamente hacia la cumbre, el triunfo o vencer. El cáncer es la historia de un fracaso y, socialmente, ves que la gente te mira de una manera extraña y empiezas a ver otra mirada de la gente. Tú misma necesitas también no estar tan a fuera. Se cierran un poco las ventanas".

"El cáncer da miedola enfermedad da miedo, al igual que da miedo la ruina. Son las patas de la desdicha. La enfermedad no es agradable y parece que se puede contagiar. Cuando estás en casa y te llaman por teléfono te produce mucha felicidad. El cuerpo te abandona y no puedes ni abrocharte los zapatos. Que vinieran las visitas y los amigos un paquetito de galletas me encantaba", expresó.

Además de comentar que le ha quedado “mucho amor y una gran solidaridad”, Isabel Ordaz también desveló que se ha vuelto un poco “llorona” por todas las circunstancias que rodean a su enfermedad: "Con el cáncer te olvidas de la palabra 'esperanza' porque implica un futuro, y con esta enfermedad vives día a día, el presente más inmediato".