Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia

Las “bestas” que no te esperas

Para los estradenses, tiene más que ver con belleza y libertad que con brutalidad. Por eso, puede que resulte confuso comprender la analogía entre la trama y el título

Sorogoyen en la Rapa de 2019. Bernabé / Javier Lalín

Los Minicines Central de A Estrada estrenaban este domingo la aclamada película de As Bestas, dirigida por Rodrigo Sorogoyen y protagonizada por Luis Zahera. En torno a las 19.45 horas la cola para acceder a la sala comenzaba a formarse, y los que no habían podido disfrutar del preestreno en Sabucedo el pasado 31 de octubre, llenaban ahora las butacas frente a la gran pantalla, ansiando ver cómo aparecía representada la parroquia estradense en el filme.

Por algún motivo, el hecho de que el equipo de Sorogoyen estuviese grabando aquí en 2019 y que acudiese personalmente a la proyección realizada hace unas semanas invitaba al público a pensar que la presencia de Sabucedo en este largometraje iba a ser mayor de lo que finalmente fue. En concreto, la primera referencia a la tradición de la Rapa y a sus aloitadores se presenta al inicio de la película. Durante unos minutos puede verse a tres caras conocidas del curro estradense; Diego Otero, Pablo Silva y Roi Vicente aloitando a un caballo salvaje. La ancestral coreografía, perfectamente definida, con la que tan familiarizados están los amantes de esta fiesta, aparece representada a cámara lenta acompañada de una pieza instrumental con matices heroicos, pero sobre todo, de tensión. La ubicación para el rodaje de esta escena es una finca que pertenece a la Asociación, llamada O Cubillón.

Una vez desaparece el último plano de esta lucha cuerpo a cuerpo entre el animal y el hombre, lo siguiente que vemos son cumbres de montañas, casas con tejados de pizarra negra y fachadas de granito angular, oscuro y tallado de una forma que recuerda más a la arquitectura tradicional de zonas de la provincia lucense. Entendemos pues, tras unos segundos, que la verdadera historia empieza en ese momento, y que la relación con la Rapa, las bestas, y Sabucedo ha llegado a su fin, al menos de forma explícita.

Sin spoilers alert, puede adelantarse que, como demuestra la imagen que ilustra el cartel del film, esa danza que define a los aloitadores de A Estrada aparecerá una vez más en esta historia narrada con cámaras. Lo hará emulando a esa primera escena interpretada por Otero, Silva y Vicente. Los que deseen conocer en detalle qué acontece deben, por supuesto, acudir al cine para verlo.

La duda que puede aparecer es, quizás, “¿por qué As Bestas?”. Para nosotros, estradenses, la semántica de esta palabra está demasiado encasillada. No tiene tanto que ver con brutalidad, o violencia, sino con belleza y libertad. Por eso es posible que resulte confuso comprender la analogía entre la trama y el título.

En cambio, de algún modo, la dicotomía entre ambos significados del término aparece perfectamente reflejada en esta pieza, con la que Sorogoyen ha levantado el clamor de festivales como el de Cannes o el de Tokio, y ha estado a punto de representar a España en los Oscars. Así pues, en mayor o menor medida, lo que está claro es que nuestra Rapa das Bestas inspira y sobrepasa cada vez más fronteras.

Compartir el artículo

stats