Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Perfil

Jordan Peele: as del terror como espejo social

En apenas cinco años el director de '¡Nop!' se ha convertido, utilizando el género fantástico, en el personaje más importante del cine del Black Lives Matter

Jordan Peele.

Hay carreras artísticas impredecibles. La de Jordan Peele (Nueva York, 1979) es una de ellas. Entre 2012 y 2015 triunfaba como comediante con la serie de Comedy Central ‘Key and Peele’, creada con Keegan-Michael Key. En 2017 había ganado el Oscar al mejor guion por ‘Déjame salir’, su primer filme como director. Hoy es considerado uno de los cineastas de origen afroamericano más importantes, en la línea de lo que representó Spike Lee hace tres décadas.

No es de extrañar que Peele le produjera a Lee la película con la que este regresó al primer plano, ‘Infiltrado en el KKKlan’ (2018). Si Lee capitaneó el New Black Cinema de los 80, Peele se ha convertido en el cineasta del Black Lives Matter. Dos generaciones de cineastas negros unidos por una similar idea política y cultural, aunque utilizando géneros y registros distintos.

Porque Peele ha cimentado su fama en el relato fantástico y de terror. En sus trabajos como actor no podía intuirse nada de esto. Apareció en comedias ‘blancas’ como ‘Ahora los padres son ellos’ y en un episodio de la ‘sitcom’ ‘Modern family’. Fue recurrente en la última temporada de ‘Fargo’ y puso voz al conejito de peluche azul Bunny en ‘Toy story 4’. Este filme de Pixar es de 2019, así que para entonces Peele ya se había labrado un nombre en un cine bien distinto: de 2019 es su segundo largometraje, ‘Nosotros’, una fábula sobre el tema del desdoblamiento y con una de las imágenes más inquietantes del fantástico contemporáneo, aquella en la que Lupita Nyong’o y su familia descubren delante de su casa veraniega a cuatro siluetas cogidas de la mano que se parecen mucho a ellos.

Corrosiva inversión

Antes, en ‘Déjame salir’, Peele había realizado una corrosiva inversión de las producciones hollywoodienses de buenos sentimientos, en cuanto al tema racial, como ‘Adivina quién viene a cenar’. Como en aquel filme de 1968 en el que Sidney Poitier era invitado a cenar a casa de los padres de su novia blanca (Spencer Tracy y Katharine Hepburn), el protagonista de ‘Déjame salir’ (Daniel Kaluuya, intérprete de ‘¡Nop!) acude a una cena similar, pero el resultado es muy distinto: una inmersión delirante en los horrores del racismo.

Peele demuestra una vez más que el cine de terror es excelente para analizar, desde la distancia que proporciona el género, contextos políticos y sociales. Algo similar haría al producirle a la realizadora Nia DaCosta el remake de ‘Candyman’ de 2021, ejerciendo también de guionista: la historia del asesino que vuelve al ser invocado cinco veces delante del espejo les servía para hablar de la gentrificación, tema que se repite en la serie producida por Peele ‘The last original gánster ‘(2022), sobre un convicto que sale de la cárcel y vuelve a un Brooklyn gentrificado.

La televisión ha sido el otro campo de batalla de Peele. Aceptó el envite de producir una nueva versión de la mítica ‘Twilight zone’ (2019-2020) adaptada a los tiempos actuales, y coprodujo con J. J. Abrams ‘Territorio Lovecraft’ (2020), llevando las fantasías de un racista como H. P. Lovecraft a realidades más punzantes. Mucho mejor la segunda serie que la primera.

Compartir el artículo

stats