Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Serapio: «‘Llagas de sal’ pone voz al mar y al destrozo ambiental en Ibiza»

El psicólogo ibicenco presenta en el Club Náutico Ibiza la cuarta edición de su primer libro, que reúne tres relatos de misterio con una gran carga crítica

Javier Serapio, el pasado 24 de abril, en el Día del Libro de Santa Eulària. | ARCHIVO PERSONAL DE J.S.

Recuerda Javier Serapio (Ibiza, 1970) que cuando ‘Llagas de sal’ (Ibiza Editions) vio la luz por primera vez en 2014 tuvo tan buena acogida que en pocas semanas se agotó la primera edición y se tuvo que sacar una segunda. Lo mismo ha ocurrido ahora cuando el autor ha decidido resucitar su ópera prima literaria, que estaba agotada desde 2016. La tercera tirada salió en abril y fue uno de los títulos más vendidos en el Día del Libro de Vila en el puesto de Ramon Mayol, responsable de Ibiza Editions y Edicions Aïllades. ‘Llagas de sal’ está teniendo tanto tirón que ya está lista la cuarta edición, que Serapio presentará hoy a las 19.30 horas en el Club Náutico Ibiza, en Vila.

El padre de la criatura achaca parte su éxito al hecho de que este libro de relatos de misterio «es una manera distinta de poner voz al mar y a los destrozos ambientales» de los que es víctima Ibiza. A pesar de que han transcurrido ocho años desde que lo escribió, Serapio considera que el libro «está muy vigente» y hace más falta que nunca porque los atentados que se cometen contra la naturaleza, y en especial el mar, el gran protagonista de la obra, «van a más». «No vamos por buen camino porque no hemos aprendido nada en todo este tiempo y eso que con el coronavirus hemos tenido dos años para pensar. En lugar de ir para delante, la isla está yendo para atrás en picado», asegura.

La portada de ‘Llagas de sal’ es obra de Elena Abeni. Archivo personal de Javier Serapio

‘Llagas de sal’ tiene muchas capas. En apariencia es un libro de relatos de misterio. Pero hay dos dimensiones más que se revelan al lector con una lectura pausada y profunda, «la crítica y la metafórica». Tierra y mar se sublevan en sus páginas contra «los excesos del hombre, responsable de haber roto la armonía y el equilibrio de su entorno natural», como afirma muy atinadamente en la contraportada de la obra David Trías, director literario de Aguilar y Plaza & Janés (Penguin Random House) y amigo de la infancia de Serapio.

«No hay nada al azar en ‘Llagas de sal’», advierte el autor, al que le gusta jugar con el lector llenando el libro de metáforas. Por ejemplo, el cascabel del gato, el globo rojo o las manos amputadas que aparecen en ‘17:02’ tienen su significado, en unos casos bastante evidente y en otras, no tanto. ‘Llagas de sal’ quiere «agitar conciencias» y lo consigue ya en este primer relato, escrito, dice, «desde la ira».

Homenaje al cine de terror

Películas como ‘Los pájaros’, de Alfred Hitchcock, o ‘Piraña’, de Joe Dante, o novelas como ‘La niebla’, de Stephen King, vienen a la cabeza en algunas escenas de ‘17:02’ y es que, como reconoce el propio Serapio, este relato «es un homenaje a los libros y películas de terror y misterio» que le han apasionado desde niño.

Serapio es psicólogo clínico y psicoterapeuta de profesión y eso se deja ver en ‘El laberinto de Neus’, «un relato impactante y duro, que nace de la melancolía, donde el sufrimiento de la tierra va ligado al de las personas». Este segundo texto de ‘Llagas de sal’ lo protagoniza una niña que va al psicólogo porque le pasan cosas inexplicables.

El relato que cierra el libro, ‘El pez de Talamanca’, es una adaptación de uno que escribió Serapio con catorce años. El protagonista pesca un pez muy extraño y a raíz de este suceso empieza a mejorar cada vez más su situación económica al mismo tiempo que cambia su carácter. Esta historia transcurre en la playa de Es Duros, a la que, señala el autor, «va dedicado el libro, en honor a todo aquello que hemos perdido y que nunca recuperaremos y a aquello que seguimos destrozando».

En plena promoción de la cuarta edición de ‘Llagas de sal’, Serapio ya prepara segunda obra, que tiene la intención de presentar en 2023. «Voy por la mitad, espero tenerla lista para el próximo Sant Jordi», señala. Será también un libro de relatos tan retorcidos y llenos de misterio como los de ‘Llagas de sal’. Quizás no será tan denso, pero, adelanta, «la naturaleza seguirá teniendo el mismo peso».

Compartir el artículo

stats