ESTA TARDE, CÓNCLAVE INTERNO

Vox se encamina a la ruptura de todos los gobiernos: "Solo tenemos nuestra palabra"

En la dirección nacional recalcan que su decisión dependía "del voto" de cada autonomía. Al final todas aceptaron la acogida de menores. Esta tarde comunican la decisión

El líder de Vox, Santiago Abascal, atiende a los medios a su llegada de un pleno del Congreso.

El líder de Vox, Santiago Abascal, atiende a los medios a su llegada de un pleno del Congreso. / Mariscal

Paloma Esteban

Paloma Esteban

Santiago Abascal esperará a reunir el comité ejecutivo nacional de su partido esta tarde a las seis y media para comunicar si finalmente Vox rompe los gobiernos autonómicos con el PP. Pero todo parece encaminado ya a que haya ruptura en bloque. En la dirección nacional del partido insisten en la idea de que no pueden permitirse no responder tras haber advertido de que no aceptarían el reparto de menores migrantes. En el entorno más cercano de Abascal van más allá: "Lo único que tenemos es nuestra palabra". Consideran incluso que el líder de Vox no podría seguir al frente del partido si no cumpliera lo dicho.

Nuestros votantes y los del PP no entienden lo que pasó ayer. Y no entenderían que no hiciéramos nada", afirman, recordando que la postura de Vox no es aguantar en los gobiernos a toda costa, sino defender sus principios. La premisa recuerda a las palabras que ayer afirmó el vicepresidente de Castilla y León, Juan García-Gallardo: "Si nos hacen elegir entre honor y barcos, elegimos honor".

La posibilidad de que la ruptura se produjera solo en algunas autonomías se ha ido desvaniendo desde la conferencia sectorial de Santa Cruz de Tenerife. En la dirección nacional recalcan que la actuación se producirá "en función del voto" de cada territorio y, al final, todas las autonomías del PP aceptaron la acogida. Como publicó este diario, Vox presionó para que algunas "se replantearan" su decisión y se negaran al reparto en Canarias. "Sería la primera vez que todas las comunidades del PP actúan igual y no tienen en cuenta sus circunstancias", decían en Vox ya el pasado lunes.

"Que no cuenten con nosotros"

El propio Abascal hizo declaraciones esta mañana a su llegada al pleno del Congreso asegurando, una vez más, que Alberto Núñez Feijóo "es la estafa más grande de la política española". Y aseguró que su formación "no será cómplice" de lo pactado en Santa Cruz de Tenerife. "Que no cuenten con nosotros. Nadie nos ha votado para aceptar la política migratoria de Sánchez, ni el reparto de menas", dijo, en referencia a la distribución de menores extranjeros no acompañados que se acordó ayer en Canarias y que, en realidad, ya se había pactado previamente.

La derivación de 347 niños y adolescentes que las comunidades deben acoger este 2024 ya estaba acordada, se bloqueó en el mes de junio y se reactivó este miércoles.

Pero el líder de Vox ya afirmó hace unos días que las comunidades donde gobiernan con el PP "no aceptarían ningún reparto". Ni pasado ni futuro. Abascal repitió una y otra vez que su formación "formará parte de eso" y que "los electores están con nosotros y entienden lo que decimos".

Como lleva haciendo estos días -y muy especialmente en su comunicado de anoche- Abascal reprocha al PP estar "pactando todo" con el PSOE, y suma la migración a otros pactos como el del CGPJ y los futuros que llegarán en la Junta Electoral Central o el Banco de España. Especialmente crítico es -ya lo fue durante toda la campaña europea- con el acuerdo que ha prevalecido en la Eurocámara entre socialistas y conservadores para el nombramiento de los principales cargos, empezando por Ursula von der Leyen al frente de la Comisión.

Es lo que el líder ultra resume como "gran estafa" y se la imputa directamente a Feijóo. Este miércoles, de hecho, Vox llegó a acusar al presidente del PP de haber llamado uno a uno a sus presidentes para "obligarles" a aceptar el reparto de menores que algunas comunidades iban a rechazar.

Después de todo, Vox decidió convocar al comité ejecutivo nacional este jueves por la tarde. A él acuden todos los vicepresidentes de las comunidades compartidas con el PP (Castilla y León, Aragón, Comunidad Valenciana y Región de Murcia), además del consejero de Extremadura.