Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

GIRO DE ESPAÑA EN EL SÁHARA

Albares asegura que no permitirá una posición ventajosa de Rabat en la mediana con Canarias

Quevedo desconfía de las intenciones de Marruecos en la delimitación de espacios marítimos con Canarias

El portavoz del grupo socialista, Héctor Pérez, habla con el ministro Albares tras su intervención de la aguas canarias. / EFE

Los países emprenderán el próximo mes de junio para la delimitación de los espacios marítimos en la fachada atlántica frente a Canarias, y en especial en el trazado de la mediana entre las costas marroquíes y las del Archipiélago. Así lo aseguró este miércoles el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Alabares durante una interpelación en el Congreso del diputado de NC, Pedro Quevedo, que advirtió sobre las intenciones de Rabat de tratar de conseguir un reparto ventajoso de esas aguas tal como ya apuntan, según él, las dos leyes aprobadas por el país vecino en 2020 sobre delimitación de sus aguas interiores.

El ministro defendió en todo momento el reciente acuerdo con Rabat para abrir una nueva etapa de relaciones entre ambos países e insistió en su idea de que Canarias será uno de los territorios del Estado que más tiene que celebrar la nueva situación, apostando por convertir al Archipiélago en “plataforma de España y de Europa hacia Marruecos". En ese sentido, invitió a los representantes de la comunidad autónoma a “trabajar juntos” en el desarrollo de esa “hoja de ruta” en temas como la conectividad, la gestión migratoria y la delimitación de espacio marítimos, en cuyo grupo bilateral de trabajo la comunidad autónoma estará “estrechamente asociada”.

Respecto a esta cuestión, envió un “mensaje de tranquilidad” a Canarias, recalcando que en caso de superposición en las aguas reclamadas, “la delimitación solo podrá hacerse mediante acuerdos” entre los dos países conforme a la Convención sobre el Derecho del Mar. “En estos casos no caben ni los hechos consumados ni las acciones unilaterales que hemos descartado en nuestra declaración conjunta”, aseguró antes de recalcar que, reconociendo que Marruecos está en su derecho de delimitar sus aguas, “el Gobierno de España se reserva todas las acciones contempladas en la Convención sobre el Derecho del Mar para preservar sus intereses”, subrayó.

Sin embargo, el ministro eludió en todo momento referirse al hecho de que el país vecino pretende una ampliación de la plataforma oceánica que integraría tanto aguas canarias como del Sáhara Occidental, tal como le advirtió Quevedo en su interpelación, y aunque aunque apelaba siempre al derecho internacional en relación a los intereses españoles, no aclaró la posición de partida del Ejecutivo a este respecto. “Todo país tiene derecho a delimitar sus propias aguas, Marruecos lo ha iniciado pero no lo ha concluido y para eso se reactiva este grupo bilateral”, explicó el ministro.

Quevedo había incidido en su intervención en que “Marruecos emite en 2020 dos leyes tratando de modificar sus espacios marítimos, pero tratando de utilizar de manera ilegítima las aguas del Sáhara Occidental y un incremento de la plataforma continental para intentar de llegar al Monte Tropic, que invadiría aguas canarias”. También alertaba del hecho de que la propuesta marroquí sobre la mediana marítima con Canarias no habla de “equidistancia” tal como la contempla la Convención de Derechos del Mar, sino de “equitativa” en función de la extensión de las costas que quedarían a un lado y otro de la misma.

Quevedo advierte que Marruecos no habla de “equidistancia” en la mediana, sino de “equitativa” en función de la extensión de las costas a uno y otro lado de la misma

decoration

También se refirió el diputado de NC a las aspiraciones expansionistas del reino alauí tanto en relación con Ceuta y Melilla, como con Canarias, y aunque dijo que Albares dice que no está “alarmado en estos momentos” por esta cuestión, recordó que “hay ciertos mapas del Gran Marruecos que colocan a Canarias en ese territorio”. A este respecto, Albares dijo que se resiste a hablar de la "españolidad de Canarias” porque es “una evidencia evidente”. En opinión del ministro se trata de un “debate superfluo” porque “no cabe duda al respecto y el Gobierno vela siempre por los intereses de Canarias y lo seguirá haciendo”, resaltó.

Albares recordó que visitará Canarias la próxima semana (probablemente el día 26) y que aprovechará ese viaje para explicar los beneficios para las Islas del nuevo acuerdo con Marruecos, que según él ya está empezando a “dar resultados”, aunque reconoció implícitamente que en materia de gestión de la inmigración irregular sólo durante el mes de abril se redujo la llegada de migrantes a las Islas, señalando en este sentido que no sólo Marruecos es el origen de las embarcaciones tratando de llegar al Archipiélago.

Quevedo, que apenas logró que Alabares hiciera una mínima mención al cambio de la posición española sobre el Sáhara insistiendo en su teoría de que se trata de “poner fin a un conflicto que dura ya casi 50 años”, se mostró muy escéptico sobre los beneficios resaltados por el ministro y dijo que “lo que tranquiliza a Canarias (respecto a Marruecos) aún no ha llegado, porque son muchos años con una evolución no positiva de los acontecimientos”, y que “los hechos por ahora no acreditan que de verdad estemos trabajando por la cooperación y el respeto”.

Compartir el artículo

stats