Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

La exalcaldesa de la localidad zaragozana de La Muela elige la cárcel de Pamplona para cumplir 11 años de condena por corrupción urbanística

Mariví Pinilla comunica que ingresará la última semana de este mes de mayo

El consistorio de La Muela descolgó el cuadro de Pinilla de su galería de retratos tras ser condenada por corrupción.

Mariví Pinilla, exalcaldesa de localidad zaragozana condenada por corrupción, ha elegido finalmente el centro penitenciario de Pamplona para cumplir los 11 años y 4 meses de condena que le fueron impuestos por el Tribunal Supremo por su implicación en la trama de corrupción urbanística que sacó a la luz del día la operación Molinos a partir del año 2005.

Pinilla ha solicitado ingresar, apurando el plazo concedido, a finales de este mes de mayo. La elección de la capital de la Comunidad Foral puede estar relacionado con el hecho de que la exregidora tiene problemas de salud de los que recibe tratamiento en la Clínica Universitaria de Navarra.

Su abogado, el letrado zaragozano Santiago Palazón, señaló tiempo atrás que su clienta debía resolver una serie de cuestiones personales antes de elegir centro y de fijar la fecha, dentro de los márgenes establecidos por la ley.

El Tribunal Supremo rebajó la condena que impuso a Pinilla en junio de 2019 la Audiencia Provincial de Zaragoza. Los 16 años de prisión se quedaron finalmente en 11 años y 4 meses, mientras que la multa por los delitos de malversación, prevaricación, blanqueo de capitales, cohecho, fraude y delitos fiscales ha pasado de 8,4 a 6,5 millones de euros.

Al mismo tiempo la absolvió de tráfico de influencias y fraude de subvenciones, así como de fraude a la Administración en una de las operaciones de la causa.

Coches de lujo y un chalet en Sotogrande

La trama de corrupción tuvo como epicentro la Sociedad Urbanística de La Muela, que presidía Pinilla y con la que se pretendía dar mayor eficacia a la acción municipal en materia urbanística, y la empresa Aranade, una red en la que también participaron miembros de la familia de la exalcaldesa y distintos empresarios. Hasta 40 personas se sentaron en el banquillo de los acusados por su mayor o menor implicación en las irregularidades urbanísticas.

La Reina del viento, como se calificó a Pinilla por el gran desarrollo que dio a los parques eólicos, pasó de ser dueña de una granja de conejos a poseer numerosas cuentas bancarias y propiedades, incluso en la República Dominicana y en la exclusiva urbanización de Sotogrande (Cádiz). Fue así como se habituó a los coches de lujo y a vivir con un alto poder adquisitivo.

Pinilla llegó a la alcaldía de La Muela, en el entorno de Zaragoza, en el año 1987. Iba en las listas del Centro Democrático y Social (CDS) y se mantuvo en el cargo, ya como candidata del PAR, hasta 2011. Una vez descubierta la trama de corrupción, se negó a dejar la alcaldía durante los tres años posteriores a su detención y encarcelamiento por orden del Juzgado de Instrucción número 1 de la Almunia de Doña Godina (Zaragoza), cuyo titular, Alfredo Lajusticia, investigó el caso.

Compartir el artículo

stats