Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Congreso del PSOE

El congreso del PSOE se manifiesta a favor de abolir la prostitución

Las principales referentes feministas se alinean en la petición del PSPV de una ley contra el proxenetismo

La ministra de Justicia, Pilar Llop, y la exvicepresidenta, Carmen Calvo, intervienen en el congreso.

Acabar con la prostitución se ha convertido en uno de los muros de carga que derribar dentro de la agenda feminista del PSOE. Es, junto a la financiación autonómica y la relación con la Corona, el gran debate del Congreso Federal de los socialistas y que puede tener su efecto práctico en la hoja de ruta del Gobierno, con permiso de las dudas de Unidas Podemos respecto al tema. 

El debate tiene una importante pátina valenciana con peticiones de la delegación del PSPV para una ley abolicionista en esta legislatura, un compromiso que contó con apoyos desde el primer día el cónclave. De hecho, en la primera intervención del evento, la vicesecretaria general del partido, Adriana Lastra, aseguró que la prohibición por ley de la prostitución "era una medida que la dirección federal del partido comparte", aunque matizó después asegurando que «no solo hay que poner un artículo en la ley, sino también medidas para tratar a las víctimas».

Sus palabras se vieron secundadas por dos voces de referencia en el feminismo del partido del puño y la rosa: la todavía secretaria de Igualdad del partido y exvicepresidenta y ministra, Carmen Calvo, y la ministra de Justicia, Pilar Llop. Ambas abogaron durante sus intervenciones en la mesa de debate sobre la igualdad entre hombres y mujeres por acabar con la prostitución. 

"En este congreso hay que hablar de abolir la prostitución, abolir la trata de seres humanos para la explotación sexual", aseguró Calvo quien añadió que desde la formación de izquierdas "no puede dar por bueno la venta de vientres de los países pobres del mundo para que se compren hijos". Es más, en esta batalla contra el proxenetismo Calvo lanzó pullas contra Unidas Podemos (más dubitativo en este asunto) al criticar que hay feminismos "enmascarados de falsa libertad y modernidad".

En la misma línea (aunque sin mención a los socios), Llop indicó el ejecutivo "está comprometido con el abolicionismo con una batería de medidas", que en una sociedad democrática "no cabe la prostitución, el consumo del cuerpo de las mujeres como un producto" y que no se logrará la igualdad hasta que no se termine con este negocio. 

La "batería de medidas" podría quedar más concretada (al menos en el espacio socialista) con el debate y votación de las enmiendas presentadas por las diferentes delegaciones. De estas saldrá una declaración en la llamada ponencia política, que hace las veces de guía programática, y que podría mostrar compromisos como una ley para esta misma legislatura o petición de sanciones para los prostituidores. 

Compartir el artículo

stats