Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nueva etapa en Cataluña

El Supremo teme un revés europeo a la sentencia del procés

Varios magistrados creen que las opiniones del Gobierno sobre las condenas pueden influir en el fallo de Estrasburgo - Catedráticos ven políticas las medidas de gracia y el informe del Consejo de Europa, que separan del ámbito jurídico

Los presos independentistas, a su salida de la cárcel de Lledoners.

Los presos independentistas, a su salida de la cárcel de Lledoners.

El Gobierno utilizó el criterio de utilidad pública a la hora de argumentar los indultos del procés para evitar un enfrentamiento con el Tribunal Supremo a cuenta de la sentencia que condenó a los líderes independentistas. Pero las reiteradas críticas del Ejecutivo a la resolución, a la desproporcionalidad de las penas y hasta al supuesto carácter decimonónico del delito de sedición han hecho que en el Tribunal Supremo arraigue el temor a que todo ello cale en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

El tribunal con sede en Estrasburgo es la siguiente etapa judicial. Ya han comenzado a acudir a ella los flamantes indultados a medida que el Tribunal Constitucional va resolviendo sus recursos de amparo. De momento lo han hecho Jordi CuixartJosep Rull y Jordi Turull. Ninguno de los condenados había ocultado que desde el minuto uno tenía puestas sus esperanzas en la justicia europea. Incluso varios de ellos protagonizaron una huelga de hambre con el argumento de que el TC había admitido a trámite sus recursos solo para retrasar el momento en que pudieran ir a Europa.

Recursos

Como toda resolución, la del procés podía haber sido revocada por el Constitucional o, cuando llegase el momento, podrá serlo por el TEDH. Entra dentro del funcionamiento habitual del sistema judicial que una sentencia sea recurrida y un tribunal superior la confirme o dé la razón a los recurrentes y la modifique. Y todo juez, y más con la experiencia que tienen los del Supremo, es consciente de ello.

Pese a ello, en el alto tribunal consideran que cada vez que el presidente del Gobierno, la vicepresidenta Carmen Calvo o el exvicepresidente Pablo Iglesias hablaban de desproporcionalidad de las penas, de que las impuestas por sedición no se corresponden con las de países de nuestro entorno o el exlíder de Unidas Podemos utilizaba la fórmula de "presos políticos", como si España fuese una dictadura y no una democracia, se contribuye a que Estrasburgo la revoque. Ese martilleo declarativo es difícil de combatir por la Sala Segunda, aunque en su informe contra la concesión del indulto incluyó cómo otros países europeos protegen su régimen constitucional con contundencia similar a la española.

Derechos fundamentales

Desde el ámbito académico, por su parte, descartan que los indultos o el reciente informe del Consejo de Europa, que ve desproporcionadas las condenas del 'procés', tengan repercusión en la futura sentencia d el TEDH. El catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Valladolid Juan María Bilbao considera que la medida de gracia "no pone en cuestión en modo alguno la sentencia", que ve "sólida".

Recuerda que la sentencia dedica 300 páginas a citar doctrina del propio TEDH y su punto más discutible está en el ámbito penal (si lo cometido fue o no sedición), no en supuestas vulneraciones de derechos fundamentales. Añade que, además, al haber sido indultadas las penas, se neutralizaría una hipotética desproporcionalidad de estas. lo que sería un argumento a favor de España.

Carlos Vidal Prado, catedrático de Constitucional de la UNED, explica que "el indulto no elimina el delito y solo afecta a la condena", y que Estrasburgo no valorará nada posterior a la sentencia. No obstante, admite que sí puede tener repercusión ante informes como el redactado por el Consejo de Europa, aunque considere que "hay que quitarle un poco de hierro, porque no vincula a nadie". "Es más relevante desde el punto de vista político que jurídico", porque lo que hace "es reflejar el estado de opinión de otros países en relación con España", señala. Añade que cuando se ve que el Gobierno español no defiende la condena, al conceder los indultos, se entiende como una rectificación, lo que lleva a otros países a dejar también de defenderla.

Vicente Guzmán Fluja, catedrático de Procesal de la Universidad Pablo de Olavide, se distancia de sus compañeros, al admitir que aunque "debería ser independiente, porque Estrasburgo debe velar contra las vulneraciones de los derechos fundamentales del convenio europeo, al mezclarse la política con la justicia a distintos niveles es posible que influya". Recuerda que tanto el TEDH como nuestro Tribunal Constitucional "tienen una vertiente política", por el sistema de elección de sus magistrados y eso puede hacer que "la política condicione las decisiones que adopte". No obstante, insiste en que Consejo de Europa no es un órgano jurídico y su informe es "puramente político", sin relación "con el contenido jurídico del caso".

Compartir el artículo

stats