Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De Luis a Luis

Del hiperliderazgo de Luis Enrique a la tecnocracia de Luis de la Fuente

España cambia de Luis. Caída en el Mundial de Qatar, secuestrada por las altas expectativas impulsadas y no alcanzadas por Luis Enrique, la selección cambia de dueño. Y Luis Rubiales, el presidente de la federación, dinamita toda la anterior estructura deportiva con el ascenso de Luis de la Fuente, que había dirigido con éxito a la selección sub-21, al tiempo que José Francisco Molina, director deportivo, decide no renovar (entra Albert Luque, pero no en el mismo cargo sino como "director de la selección nacional") y se va al mismo tiempo que el técnico asturiano.

De Luis a Luis. Pero nada es lo mismo. Ni mucho menos. Del hiperliderazgo de Luis Enrique, que absorbía todo el poder y la presión de la selección, a la condición de tecnócrata de Luis de la Fuente, quien lleva nueve años recorriendo los estratos inferiores de la federación (sub-19 y sub-21)antes de asomarse al banquillo de la absoluta.

9

Luis Enrique dice adiós a la selección española. Agencias

Vive ahora la oportunidad de su vida después de una anónima ruta dedicado a la formación del talento joven, con una brevísima y fracasada experiencia en el fútbol profesional. Apenas estuvo De la Fuente 11 partidos dirigiendo al Alavés en Segunda B y hace ya de eso más de una década.  

Poder para otro Luis, Rubiales

Se pasa de Luis Enrique, entrenador reputadísimo, de altísimo nivel, considerado entre los mejores del mundo (alcanzó un triplete con el Barça en 2015 tras su paso previo por Roma y Celta), con ofertas poderosas de la Premier a De la Fuente, la vía amable y continuista para no desarraigarse de la idea de juego que había conectado a la selección con el país.

Luis Enrique deja el banquillo de la selección y la RFEF "agradece su trabajo"

Luis Enrique deja el banquillo de la selección y la RFEF "agradece su trabajo". Agencia ATLAS | EFE

Hasta que la derrota con Japón y el frustrante ejercicio de impotencia, con tres penaltis fallados ante Marruecos, quebró esa conexión y precipitó el adiós del asturiano. En todo momento, quiso la federación dominar el relato de la crisis para demostrar que el poder volvía a estar en manos de Rubiales, el presidente, quien no ha aparecido públicamente desde la eliminación mundialista. No ha abierto todavía la boca desde que Busquets falló.

4 comunicados en 5 horas 

En un enloquecido día de comunicados (hasta tres, la destitución de Luis Enrique, el nombramiento de De la Fuente, el abandono de Molina, en apenas cinco horas, unido a la despedida sentida de ‘Lucho’), visualizó Rubiales el cambio de poder. Ahora, manda él porque ha desmantelado todo lo que sostenía al ya exseleccionador.

Y ha elegido la vía interna, como sucedió en su momento con Iñaki Sáez (no salió bien subirlo de la sub-21 a la absoluta) y con Luis Suárez (tampoco funcionó bien) en vez de buscar entrenadores de prestigio y con mucha más experiencia, tipo Marcelino (en el paro tras dirigir a Athletic y Valencia, entre otros clubs), Robert Martínez (acaba de dimitir conBélgica tras el Mundial) o Quique Flores (Getafe).

Era como si Rubiales quisiera replicar la ‘fórmula Jorge Vilda’, a quien promocionó en la selección femenina y ha mantenido con firmeza, pese a la rebelión de sus mejores jugadoras. Entrenadores de federación por encima de cualquier otra consideración, que conocen la casa (casi el 80% de los futbolistas que estuvieron en el Mundial pasaron previamente por De la Fuente), mucho más flexibles y amables en el trato que Luis Enrique, dueño de un discurso propio con un hiperliderazgo que eclipsaba incluso al propio presidente.

Hace tiempo que algo se rompió entre ellos. Basta ver la fórmula de la salida del asturiano, gestionada exclusivamente desde Las Rozas tras el fracaso en el Mundial para dejar claro que la decisión no le pertenecía a éste. Se amparó Rubiales "en un informe de la dirección deportiva en el que se debe determinar que debe arrancar un nuevo proyecto" de la selección donde no hay sitio para Luis Enrique. Y la persona que hizo ese informe (Molina) abandonó la federación cinco horas después.

Compartir el artículo

stats