A partir de 2022, todos los coches de nueva homologación deberán incorporar de serie ocho sistemas de ayuda al conductor (ADAS). En esta serie de reportajes, vamos explicando qué son, cómo funcionan, qué ventajas tienen y qué tipo de accidente pueden evitar cada uno de ellos.

Además, en este número (nº 260) hemos incluido algunos sistemas que, aunque no serán obligatorios en 2022, son muy interesantes y, algunos de ellos, están bastante extendidos entre los modelos de automóvil más modernos.

La Unión Europea quiere que, a partir de 2022, todos los coches nuevos monten una serie específica de asistentes electrónicos que aumenten su seguridad y lo implementa como equipamiento de serie obligatorio. Con este proyecto, el Parlamento Europeo quiere reducir a cero las muertes ocurridas por accidente en la Comunidad Europea para 2050.

Este número explicamos el Sistema de Frenada de Emergencia BAS y EBA y el Bloqueo del Vehículo con Alcoholímetro, dos asistentes enfocados para lograr reducir en 2050 las muertes en accidentes a cero dentro de la Comunidad Europea. Son asistentes a la conducción cada vez más utilizados en todos los segmentos del automóvil y al que fabricantes de vehículos y las empresas especializadas están dando un gran impulso.

El aparato que va a ser obligatorio en todos los coches partir de julio de 2022 y por el que nos puede inmovilizar

Por otro lado, los datos del Instituto Nacional de Toxicología, indican que, en 2019, el 45,5% de los conductores fallecidos en accidente de tráfico a los que se les realizó la autopsia dieron positivo en alcohol, drogas y/o psicofármacos. Las medidas coercitivas y las campañas de prevención no están resultando suficientemente efectivas. Por eso, en 2022 esté previsto la instalación de un alcoholímetro con bloqueo del vehículo, más conocido como ‘alcolock’.

Lo primero es hacer una aclaración. A lo que realmente obligará la Unión Europea en 2022 es a la preinstalación de un sistema en todos los coches nuevos para facilitar la implementación de un alcoholímetro con bloqueo. Su instalación dependerá de la legislación de cada país, permitiendo de forma general o en particular para determinados conductores, su inmediata instalación.

Este sistema no solo permite conocer al conductor su grado de alcoholemia y si está en condiciones plenas para conducir; también impedirá al conductor arrancar el coche si supera la tasa máxima de alcohol establecida. Además puede ser programado para realizar, por ejemplo, un exhaustivo seguimiento del conductor o del vehículo en cuanto al uso del alcohol.