Entender más

La saga Le Pen: algo más que una familia tradicional

Heredó el partido del padre, pero en sus últimas andanzas en la política, a Marine Le Pen le acompañan dos hermanas y una sobrina. El clan Le Pen se hace fuerte en la ultraderecha francesa

Marine Le pen.

Marine Le pen. / EFE

Leticia Fuentes

“Jean Marie Le Pen debe aceptar las consecuencias del malestar que él mismo ha generado. Lo que debería incitarle a abandonar sus responsabilidades política”, decía su hija Marine Le Pen en una entrevista a un medio francés hace nueve años. Por aquel entonces, Marine Le Pen intentaba distanciarse de las nocivas ideas de su padre para fundar un nuevo Frente Popular bajo el nombre de Reagrupación Nacional.

Aunque las caras visibles de los Le Pen son Jean Marie y su hija pequeña, Marine, la saga Le Pen va mucho más allá, especialmente de la política. Una familia disfuncional con importantes rivalidades, sentimiento de abandono y polémicas que, lejos de quedarse en casa, han sido portada de los principales medios franceses. 

El patriarca

“No podemos entender este personaje, sin su infancia, sin este hecho de que: se fue a París, a estudiar, se convertirá en un joven trabajador. Hay este aspecto de trabajo, familia, patria, desde su niñez”, afirma el historiador de la extrema derecha, Nicolas Lebourg. 

Con 14 años, Jean Louis Marie Le Pen, hijo único, su padre muere en la Segunda Guerra Mundial y es entonces cuando tiene que asumir el papel de patriarca de la familia. Tras varios años en el ejército, con tan solo 27 años, es elegido como miembro de la Asamblea Nacional, pero no fue hasta 1972 cuando funda el Frente Nacional, junto a un grupo de jóvenes nacionalistas, inspirándose en el modelo de MSI, el partido neofascista italiano.

Bajo el reclamo de “preferencia nacional: la Francia para los franceses” y definiéndose siempre como el “único candidato de derechas”, poco a poco Jean Marie Le Pen y su partido, van haciéndose un huevo en la política francesa.

En 1984, se convierte en eurodiputado y potencia aún más su discurso antiinmigración y conservador durante esos años. Ese mismo año, su mujer, Pierrette Lalanne, le abandona tras conocer al periodista Jean Marcilly, el biógrafo de Jean Marie. Durante 15 años, la mujer desaparece para vivir su vida con Marcilly, abandonando también a sus tres hijas, y protagonizando una portada de la revista Playboy.

Con los años, el patriarca consigue posicionar al FN como un partido más dentro del arco parlamentario. Hasta 2002, cuando pasa a la segunda vuelta de las presidenciales con un 17%, por detrás de Jacques Chirac.

En 2011, su hija Marine Le Pen se hace con las riendas del partido Frente Nacional y empieza la estrategia bautizada por ella misma, como: “la desdemonización del Frente Nacional”. Año también, en el que decide expulsar a su padre del partido tras sus polémicas declaraciones sobre las cámaras de gas: “Las cámaras de gas alemanas son un pequeño detalle de la historia”, dijo Jean Marie Le Pen, por estas afirmaciones antisemitas el líder de FN fue condenado por filonazi.

Las Le Pen: Yann, Marie Caroline y Marie

Marine Le Pen es la pequeña de tres hermanas, y las más conocida. Con tan solo 18 años y siguiendo los pasos familiares, se unió al Frente Nacional mientras estudiaba derecho y políticas. Los que la conocen dicen que siempre ha sido una mujer con las ideas claras y con una visión de futuro para el partido, pero con un gran sentimiento de abandono por parte de sus padres. “Nunca se comportó como un padre. Supongo que jamás llegaré a liberarme del miedo hacia él”, confesaba Marine en su libro, 'À contre-flots'. 

Su ascenso dentro de las filas del Frente Nacional fue más rápido de lo esperado, y en 2002 fue escogida como eurodiputada. Años después, en 2011, la pequeña de los Le Pen se hizo con la presidencia del partido, convirtiéndose en una batalla familiar pública y el fin de la era de Jean-Marie. La mala relación con su padre y sus diferencias sobre la hoja de ruta del partido, les llevaron incluso a lanzarse acusaciones públicamente; “Un asesinato orquestado por tu propia hija no es jamás agradable”, afirmaba el patriarca. 

Jean Marie nunca aceptó el liderazgo que despertaba su hija en las filas ultraderechistas. Una lucha politico-familiar que acabó dinamitando la relación entre padre e hija, y retirando por completo de la política a Jean Marie Le Pen. 

Marine seguirá con su estrategia de desdemonizar al Frente Nacional y en 2018 rebautiza al partido como Reagrupación Nacional, un nombre similar al partido que fundó Charles de Gaulle para luchar contra el fascismo: "Reagrupación del Pueblo Francés”. 

El cambio de imagen del partido, el blanqueamiento de su discurso y el fichaje de Jordan Bardella han ayudado a que Reagrupación Nacional llegue a segunda vuelta de estas elecciones legislativas con amplias posibilidades de ganar con mayoría relativa, según los sondeos. Muchos ya ven como la próxima presidenta de Francia en 2027. 

Marine Le Pen no está sola. A su lado, siempre está su hermana y mano derecha, Marie Caroline, quien también forma parte del partido, desde 2016, y se ha convertido figura clave en la renovación de la imagen del partido. En estas legislativas, Marie Caroline, ha logrado un 45,4% de los votos en la primera vuelta, un dato histórico en la circunscripción de Sarthe. 

Marie-Caroline, Marine y… Yann. La hermana mayor de la que poco se sabe pero que también forma parte del partido desde una posición menos mediática. Empezó como teleoperadora y asistente de prensa para el Frente Nacional en los 80 y ha ido desarrollando su faceta de asistente parlamentaria. En los últimos años, su nombre ha sonado más de lo habitual por ser la madre de Marion Marechal, candidata del partido ultraderechista Reconquete. Marion nace de un ‘affaire’ de su madre con el periodista Roger Auque, y fue Marine, quien se ocupó de ella sus primeros años. 

Marechal quiso seguir los pasos de su tía en la política aunque la abandonó para labrarse su propio camino, y tras unos malos resultados en las pasadas elecciones europeas del partido de Reconquete, volvió a las filas de Reagrupación Nacional con su tía. 

La saga continúa: Marion Maréchal, Jordan Bardella…

“La familia sigue siendo la familia”, decía Marion en una entrevista para un medio francés cuando le preguntaron por su tía. Su ascenso en la política ha sido fulgurante, la joven ha sabido encontrar su sitio y hacerse un nombre más allá del apellido Le Pen. 

A los 22 años, Marion se convirtió en la diputada más joven en la historia de Francia al ser elegida en la circunscripción de Vaucluse. Además, durante esos años, trabajó en un proyecto de ley constitucional y fue coautora de otros cuatro proyectos de ley en la Asamblea Nacional, pero sus políticas conservadoras contra el matrimonio entre personas del mismo sexo y su visión de una identidad cristina en Francia han despertado importantes críticas.  

La saga Le Pen crece y se expande. Con el fichaje de Jordan Bardella, el partido de extrema derecha ha conseguido captar el voto de los más jóvenes, gracias a este político-tiktoker que cuenta con más de 1M y medio de seguidores.

Bardella no solo forma parte de Reagrupación Nacional como presidente, también ya es parte de la familia Le Pen. Aunque jamás lo han confirmado, Jordan Bardella estaría saliendo con la hija de Marie Caroline Le Pen: Nolwenn Olivier. Los últimos rumores apuntan a que el nuevo liderazgo de Bardella habría hecho mella en la relación. 

Suscríbete para seguir leyendo