Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La doble lucha de las palestinas: "Defendemos nuestros derechos y a la vez vivimos bajo ocupación colonial"

La activista Soraida Hussein habla de la "violencia y humillaciones" que sufren por la acción de Israel - "Es como vivir en una gran prisión"

La doble lucha de las palestinas: "Defendemos nuestros derechos y a la vez vivimos bajo ocupación colonial". MANU MIELNIEZUK

Nació en Colombia, pero a los 15 años se trasladó a Palestina. La primera Intifada, en 1987, fue el desencadenante que la llevó a implicarse en la lucha para reivindicar un Estado propio que, subraya, debe construirse con las mujeres. "En aquel momento sentí que nosotras podíamos liderar, y es cuando descubrí una identidad palestina que aspira a la libertad. No es una vida normal en la que una se limita a comer y trabajar, hay una lucha", explica Soraida Hussein.

Esta activista trabaja con la ONG española Alianza por la Solidaridad en Cisjordania, territorio en el que los palestinos viven una suerte de confinamiento por el bloqueo de Israel. Hussein ha estado unos días en Palma para hablar de la situación en los territorios ocupados acompañada por la también activista palestina Hanan Kaoud, que ha participado en el encuentro internacional de mujeres Les Elegides.

"Vivir en Cisjordania es cada vez más difícil", lamenta Hussein. "Para desplazarte a otros lugares necesitas un permiso que Israel te concede o no te concede. No podemos ir a Gaza sin su autorización. Y si queremos ir al aeropuerto, tenemos que ir al de Jordania, pero hay que pasar por puntos de chequeo militares que pueden estar abiertos o cerrados. No lo sabes hasta que llegas. Es una vida de incertidumbre en la que tú no tienes el control. Y es una humillación porque estás en tu tierra. Es como vivir en una gran prisión, con una política de confiscación de tierras. Vivimos en un permanente sistema de violencia militar y colonialista", manifiesta esta activista.

Soraida Hussein, el viernes en Palma. MANU MIELNIEZUK

Esta especialista en género pone a las mujeres palestinas en el centro de su relato y habla de «la doble lucha» que libran en un entorno tan complejo. "La sociedad palestina es conservadora, y se hace todavía más conservadora porque tiene que defenderse de todo lo que pasa alrededor. En este contexto la mujer está más en el ámbito privado que en el público. Trabajamos para que gane presencia pública, pero la ocupación colonial refuerza esa estructura. Hay una doble lucha porque hablamos de nuestros derechos como mujeres, y a la vez vivimos bajo una ocupación colonial que refuerza esa cultura y la violencia doméstica", explica Hussein.

Reprocha a las autoridades palestinas "la falta de una agenda social que proteja a las mujeres y a los niños", y su "desinterés" por la mitad de la población. "Se necesita mucha esperanza y creer en la causa del feminismo porque las mujeres son ignoradas por la autoridad palestina. Y no está protegiendo a toda la población de grupos que usan la religión por interés político. Necesitamos que sea firme, que diga que queremos un Estado palestino laico. Las mujeres son atacadas por esos grupos y tienen que ser defendidas por la autoridad palestina, que no está haciendo lo suficiente", critica esta activista.

Guerra de Ucrania

Hussein se muestra dolida por la enorme atención que ha acaparado el sufrimiento de los ucranianos pese a que los palestinos suman décadas viviendo en una situación crítica. "A los europeos se les ha caído la máscara con los bombardeos sobre Ucrania. Al principio hubo gente que decía: ‘Miren lo que está pasando, las víctimas tienen ojos azules, son rubios y viven en casas como las nuestras. Y nos están bombardeando’. Eso fue muy duro porque parece que si eres moreno da igual que te bombardeen. Palestina lleva cuatro guerras en 74 años. Hay una generación que ha vivido cuatro guerras y en el caso de Gaza viven en una gran cárcel de la que no pueden salir sin permiso. Hay personas con cáncer que mueren porque los israelíes no les dan permiso para salir para ir a por medicamentos", lamenta.

Y concluye pidiendo acabar con todas las guerras y condenar por igual el sufrimiento de unos y otros: "El primer día de guerra en Ucrania la gente en Palestina estaba muy mal porque saben muy bien qué significa perder a padres, madres, hijos y tener a familias separadas. Conocemos ese trauma y por eso nos dejó en ‘shock’. Lo que pasa en Palestina es una desafío a los derechos humanos, están matando a niños y en Europa se tendrían que indignar con lo de Ucrania tanto como con lo que pasa en Palestina".

"En Palestina el velo es algo cultural" 

La lucha de las mujeres iraníes para defender su libertad de llevar el velo no es exportable a Palestina, opina Soraida Hussein. "La sociedad palestina es conservadora, pero no radical. Pero cuanto más atacan a la religión islámica, hasta los que son laicos empiezan a defender la religión porque forma parte de su identidad. El velo allí es algo cultural, las niñas no quieren ser diferentes de las otras y se ponen velos de colores. Es algo que no tiene nada que ver con la religión porque nadie les obliga a ponérselo", explica esta activista.

Compartir el artículo

stats