Tiroteo en EEUU

El atacante de Illinois se disfrazó de mujer para no levantar sospechas

Robert Crimo, de 22 años, representaba en sus vídeos diversas formas de asesinar y en uno de los últimos mostraba una decapitación

Robert Crimo disparó contra el público del desfile del Día de la Independencia.

Robert Crimo disparó contra el público del desfile del Día de la Independencia. / Robert Crimo

EFE

Robert Crimo, el detenido por el tiroteo del lunes en Highland Park (Illinois, EEUU) con 6 muertos y 30 heridos, planeó el ataque durante semanas e iba disfrazado de mujer para no levantar sospechas, informaron este martes las autoridades.

El subdirector del Departamento del Sheriff del condado de Lake, Christopher Covelli, precisó que Crimo tiene 21 años y no 22 como se había señalado el día anterior, y que por el momento se desconocen sus motivaciones. "Creemos que planeó este ataque durante semanas. Llevaba un rifle de alta potencia al desfile, accedió al tejado de una tienda a través de la escalera anti incendios y comenzó a abrir fuego contra los inocentes asistentes a la celebración por el Día de la Independencia", dijo Covelli en una rueda de prensa.

Agregó que el sospechoso, que actuó solo, se vistió de mujer para esconder sus tatuajes faciales y su identidad. Las autoridades han entrevistado a testigos y supervivientes del suceso y han revisado grabaciones de video efectuadas con teléfonos celulares.

Covelli explicó que el presunto atacante, que disparó más de 70 veces contra la multitud, había comprado el arma "legalmente" en Illinois. Tras el tiroteo, Crimo abandonó el tejado desde el que disparó, arrojó su rifle y se mezcló con la gente como si fuera un asistente más al desfile, para dirigirse a la casa de su madre, que vive por la zona. Allí tomó el vehículo de su madre para escapar pero fue interceptado cuando trataba de huir. Dentro de ese automóvil, la policía halló un segundo rifle.

Hace un mes, 19 niños y 2 profesoras fallecieron por los disparos de un joven de 18 años que irrumpió en una escuela de primaria en Uvalde, en Texas, con un fusil semiautomático que había comprado legalmente. Tras ese ataque y otro ocurrido en Buffalo (Nueva York), con 10 muertos, el Congreso del país aprobó en junio aumentar el control sobre las armas de fuego, con un acuerdo de mínimos entre demócrata y republicanos.

Más datos

Antes, la Policía había explicado que el sospechoso tenía vídeos y mensajes violentos en redes sociales, incluida una escenificación de un tiroteo a un colegio, informaron medios locales.

Robert Crimo, de 22 años, fue detenido el domingo por la noche, unas ocho horas después de haber disparado desde una azotea a los participantes y espectadores del desfile del 4 de julio esta localidad de las afueras Chicago.

El joven era rapero y colgaba numerosos mensajes y vídeos en redes sociales, entre ellos uno en el que escenifica un tiroteo en un colegio y otro en el que simula su propia muerte en una confrontación con la policía, según medios locales como la cadena de televisión WGN9. Representaba en sus vídeos diversas formas de asesinar, y en uno de los últimos muestra una decapitación, informó NBC. La web de videos youtube cerró la página del joven el lunes por la noche.

"Sabemos que muchos de los vídeos que colgó reflejaban realmente un plan y un deseo de cometer una matanza", dijo en CNN la alcaldesa de Highland Park, Nancy Rotering.

Rotering lamentó además que haya "armas de guerra" que la gente pueda comprar legalmente en Estados Unidos para cometer crímenes como el ocurrido en esta localidad.

Los medios también han difundido un vídeo de la detención de Robert Crimo el lunes por la noche, ocho horas después de que se produjera este tiroteo en el que murieron seis personas y dos docenas resultaron heridas.

Entre los fallecidos hay un ciudadano mexicano, Nicolás Toledo, migrante en Estados Unidos desde hace décadas que se encontraba en Highland Park visitando a su familia. La nieta del fallecido, Xochil Toledo, explicó al Chicago Sun Times que su padre también resultó herido cuando trataba de proteger a su abuelo de las balas.