Vivienda en Ibiza: El Govern contemplará la singularidad pitiusa en los precios de alquiler tasados

Pagará cantidades más altas a los propietarios dispuestos a arrendar sus inmuebles en Ibiza o en Formentera que a los de Mallorca o Menorca para compensar así las cifras del desbocado mercado pitiuso

Reunión de la Mesa de la Vivienda de Balears.

Reunión de la Mesa de la Vivienda de Balears. / Govern

José Miguel L. Romero

José Miguel L. Romero

La presidenta del Govern, Margalida Prohens, presentó esta mañana ante la Mesa de la Vivienda de Balears el plan de choque de medidas en materia de vivienda, enfocadas a que haya más inmuebles a precios asequibles para los residentes en las islas y a aumentar la oferta para contribuir a contener los precios del mercado. Prohens avanzó que el nuevo programa ‘Alquiler seguro’, destinado a obtener «de forma voluntaria» pisos vacíos de pequeños propietarios particulares (no de grandes tenedores) para ofrecerlos hasta un 30% por debajo del precio de mercado, se pondrá en marcha en otoño y que las viviendas se destinarán a ciudadanos residentes en Balears desde hace como mínimo cinco años.

Esta medida contempla la singularidad pitiusa, al ser las islas donde más se ha desbocado el precio de la vivienda, hasta límites exagerados. Así, los precios que el Govern pague a los propietarios para conseguir esos pisos vacíos para el alquiler, serán más elevados en Ibiza y en Formentera que en Mallorca y Menorca, es decir, estarán adaptados a la situación que se vive en cada lugar del archipiélago: «El propósito es que se refleje en esos precios la realidad de cada isla. Aún no hay cifras concretas, que se especificarán cuando se lleve a cabo el programa en otoño», concretó un portavoz del departamento de Vivienda, que recordó que los topes de precios los fijará el Ejecutivo balear, no el propietario.

Los requisitos

«Los expertos —indicó Prohens— siempre nos han dicho que uno de los grandes problemas para la salida de estas viviendas al mercado es el miedo de los pequeños propietarios, a menudo por malas experiencias, por el riesgo de impago, por el riesgo de desperfectos o, también, por el riesgo de terminar con okupas. Por ello, este programa busca dar seguridad y garantías a los propietarios para colocar libremente su vivienda en el mercado de alquiler a precios asequibles». Entre otros requisitos, el programa ‘Alquiler seguro’ también establece que las viviendas tendrán que ser la residencia habitual y permanente del nuevo inquilino durante la vigencia del contrato, de manera que no podrá destinarla a otros usos, como el alquiler turístico. Solo se podrán acoger los pisos que se encuentren vacíos desde hace seis meses como mínimo o en los que no figure nadie empadronado en la vivienda desde hace un año, y deberán tener una antigüedad de construcción de tres años o más y presentar un buen estado de limpieza y mantenimiento que permitan la entrada inmediata.

«Con este programa queremos poner en contacto a personas con rentas medias y solventes, y que pueden pagar con seguridad un alquiler si es inferior al precio de mercado, con propietarios con pisos vacíos que están dispuestos a ingresar menos a cambio de seguridad y tranquilidad. Porque lo venimos diciendo: el problema de la vivienda ya no es un problema de rentas bajas y personas vulnerables, sino que ya es un problema de las rentas medias y de los jóvenes», comentó la presidenta del Govern.

Para poder ser beneficiario de estos pisos, se establecerán unos límites de ingresos de renta de los arrendatarios, como ya se hace en el programa Garantía Hipoteca del Ibavi para acceder a un crédito; tendrán que empadronarse en la vivienda alquilada y se exigirá la misma o casi idéntica documentación que en el caso de un alquiler particular (contrato de trabajo, aval, referencias, IRPF de los años anteriores, etc.). También se establecerá contractualmente la obligación, al finalizar el alquiler, de devolver al propietario la vivienda en las mismas condiciones en las que se recibió.

Un millar en las Pitiusas

Con el paquete de medidas que integran el plan de choque (Decreto Ley de emergencia, programa ‘Construir para alquilar’, promociones del Ibavi y el programa ‘Alquiler seguro’), el Govern prevé generar unas 7.000 viviendas a precios asequibles para residentes en las islas, como primera proyección con la información facilitada por varios ayuntamientos y a la espera de avanzar y contar con más datos de otros ayuntamientos. De esa cifra total para Balears, 4.000 viviendas proceden del decreto ley de emergencia habitacional y del programa ‘Construir para Alquilar’, además de 600 de las promociones del Ibavi. De estas 4.600, alrededor de un millar corresponden a Ibiza y Formentera, según detalla un portavoz del departamento que dirige Marta Vidal.

Además hay entre 2.000 y 3.000 que se esperan conseguir en Balears con el programa ‘Alquiler seguro’, para el que aún no hay una estimación concreta para cada isla.

Aparte de las 1.000 viviendas que se están planificando con las nuevas medidas para Ibiza, también están en trámite otras 600 (532 en Ca n’Escandell y 60 en la promoción de Ibavi en Isidor Macabich, en obras).

Suscríbete para seguir leyendo