Los miembros de una banda acusada de robar 3 millones en la villa de Ronaldo en Ibiza, citados a declarar

En el momento del robo en la vivienda se alojaba Marco Verratti y su familia

Detención de los mimebros de la banda que robaron en la casa de Ronaldo en Ibiza

Detención de los mimebros de la banda que robaron en la casa de Ronaldo en Ibiza

EFE

La Audiencia Provincial de Murcia ha convocado este jueves a los seis integrantes de una presunta organización criminal formada por cinco extranjeros y un español que están acusados de asaltar 13 chalés de Málaga, Murcia e Ibiza, uno de ellos, el del futbolista brasileño Ronaldo en esa isla, donde se apoderaron de joyas y relojes por valor de tres millones de euros.

La convocatoria hecha por la Audiencia Provincial trata de conseguir un acuerdo de conformidad entre el fiscal y las defensas, lo que evitaría la celebración del juicio.

Las conclusiones provisionales de la Fiscalía, a las que ha tenido acceso EFE, señalan que los acusados son cuatro albaneses, una rumana y un español, que, supuestamente, formaban un grupo estable y jerarquizado para cometer los delitos contra la propiedad que se les atribuye, cometidos en 2021 y 2022.

Villas con grandes botines

Según el ministerio fiscal, dos de los albaneses se ocuparían de la selección de objetivos, buscando siempre chalés con dueños de alto nivel económico, y de encargaban también de dar salida en su país a los objetos robados a través de empresas radicadas en el mismo.

Desarticulada la banda criminal que robó a Verratti joyas y relojes por valor de tres millones de euros en Ibiza

Policía Nacional

Para sus acciones, utilizaban varios vehículos, algunos con matrículas dobladas y fácilmente intercambiables a través del sistema de sujeción que utilizaban.

El mayor atraco lo cometieron en junio de 2022 en el chalé del futbolista brasileño Ronaldo, que en esas fechas estaba ocupado por el también deportista, italiano, Marco Verratti y su familia, y en el que se apoderaron de relojes de alta gama y joyas valoradas en tres millones de euros y de 16.000 euros en efectivo propiedad de este último.

Según la Fiscalía, para cometer ese robo no fue óbice la presencia en la vivienda de los moradores y de empleados y vigilantes, ya que accedieron sin problema al interior de la misma a través de una ventana del primer piso.

Parte del botín de los robos fue encontrados en la vivienda de una localidad malagueña en la que residían el español y la ciudadana rumana.

La Fiscalía reclama distintas penas de prisión para cada acusado según su grado de participación en los hechos, que considera son constitutivos de los presuntos delitos de robo continuado con fuerza, continuado de falsedad y organización criminal.