Plantillas a medias en Ibiza, sobrecargas laborales y bajas: ¿efecto dominó?

UGT y CCOO señalan que la falta de mano de obra en Ibiza lleva a un alto ritmo de trabajo que repercute en la salud del empleado

Concentración de los sindicatos en el Parc de la Pau por el Día del Trabajador de este año.

Concentración de los sindicatos en el Parc de la Pau por el Día del Trabajador de este año. / TONI ESCOBAR

Toni Escandell Tur

Toni Escandell Tur

La patronal CAEB alerta de que el absentismo laboral es un fenómeno nacional que también se está manifestando en Ibiza; mientras que UGT y CCOO indican que las sobrecargas derivadas de la falta de empleados en la isla pueden provocar bajas. El vicepresidente por Ibiza de CAEB, José Antonio Roselló, explica que gran parte del absentismo viene de la vertiente de las bajas laborales, aunque su nivel de incidencia es «irregular», ya que va por sectores. Dentro de este concepto se incluyen tantos las ausencias justificadas (aquí entran las bajas médicas) como las injustificadas, como por ejemplo aquellos casos en los que el trabajador no se presenta en su puesto y no avisa o bien no hay un motivo de peso.

«La mayor parte del absentismo son las bajas. En España se dispara sobre todo en la industria y en determinadas ramas de servicios», apunta Roselló, que también hace referencia a los datos de España en el ‘Informe de absentismo del cuarto trimestre de 2023’, de Randstad, que indica: «En promedio, cada día un total de 1.400.423 personas no acudieron a su puesto, de las cuales 1.075.073 se encontraban de baja médica durante el cuarto trimestre del año». En el mismo informe, Balears registró un 5,6% de absentismo.

Roselló destaca que esto ocasiona «un aumento de los costes laborales y una merma de la productividad». Pone sobre la mesa «la posibilidad de estudiar cuidadosamente cómo se dan las bajas»: «A veces se tendrían que hacer más muestreos para ver si están realmente justificadas. Existe la sensación de que en algunos casos hay bajas que no se sostienen». Admite que es un asunto muy delicado, pero defiende la necesidad de «ponerlo sobre la mesa».

«Es un logro del trabajador»

Pedro Campillo, representante pitiuso de UGT, destaca que «las bajas laborales por enfermedad son uno de los logros de los trabajadores» y pide «cuidarlo mucho»: «No se las cogen los empleados, las dan los médicos». Tanto él como Consuelo López, secretaria general de CCOO en las Pitiusas, advierten que la falta de mano de obra genera sobrecargas laborales que, en ocasiones, acaban traduciéndose en bajas médicas. «Lo que no puede ser es que dejemos de lado nuestra salud. Quien da las bajas y las altas es un médico especialista y le tenemos que respetar. Hay absentismo, pero por norma general no es por voluntad de los trabajadores», defiende López. «Hemos normalizado las sobrecargas en esta isla, parece que todo vale», reitera, al tiempo que señala que hay picaresca tanto en algún trabajador como en algún empresario, pero pide distinguir una cosa de la otra. En este sentido, Roselló coincide en que «no hay que tomar la parte por el todo» y, a pesar de que manifiesta que hay un absentismo al alza, matiza que «en general, los trabajadores cumplen» y valora que «son el principal activo de la empresa».

El martes pasado los asociados a la Pimeef reflexionaban en su Asamblea General sobre el absentismo (tal y como recogió entonces este diario), aunque por la vertiente de las ausencias comunicadas a última hora. El presidente de Pimeef, Alfonso Rojo, habló de un aumento de casos en los que no se acude al trabajo y se avisa en el último momento y sin un motivo realmente justificado. «No es cosa ni mucho menos la gran mayoría», expresaba, a su vez, Rojo.

López defiende que para fomentar el arraigo en la empresa hay que solucionar el problema de la vivienda y garantizar la calidad de vida en la isla, pagar bien, «mimar a las plantillas», formarlas, que se paguen las horas extra y que «no se estén cambiando turnos todas las semanas»: «Paga bien y trata bien y verás que tienes trabajadores. La fórmula es sencilla».

Suscríbete para seguir leyendo