Un marinero del puerto de Ibiza: "Un chaval me gritó: '¡El hacha, el hacha!' y entonces la cogí. Fue de película"

Varios testigos, alrededor de 30 personas, vieron ayer cómo un trabajador del ferri de Formentera Lines agredía a cuatro personas frente a la estación marítima

Imagen del puerto de Ibiza.

Imagen del puerto de Ibiza. / Vicent Marí

Ángela Torres Riera

Ángela Torres Riera

"No estamos acostumbrados a ver algo así, había mucha sangre", relata uno de los marineros de Baleària que trabaja en el puerto de Ibiza y que ayer vio, como si se tratase "de una película", la agresión que terminó con cuatro heridos, uno de ellos grave.

El último trayecto y el único de la madrugada Ibiza-Formentera del ferri de Formentera Lines, de la compañía Mediterránea Pitiusa, se convirtió en una pesadilla para la tripulación de la compañía cuando, uno de los marineros, un joven asturiano de unos 28 años de edad, agarró un hacha y con ella atacó a uno de sus compañeros.

La embarcación había atracado a las doce y media de la noche y estaba amarrada en el puerto, frente a la estación marítima ubicada junto a la avenida Santa Eulària de Vila, para volver a partir hacia Formentera a la una y media de la madrugada.

"Yo estaba aquí al lado (donde llegan los barcos de Baleària) cuando uno de mis compañeros me señaló al lado y me preguntó qué era lo que estaba pasando allí", cuenta el trabajador.

Entonces vio que alguien se había enzarzado en una pelea y que el capitán le estaba propinando golpes a uno de los marineros. Decidió entrar en el interior del barco y fue entonces cuando vio el hacha, de gran tamaño que el agresor, al parecer, había dejado en el suelo.

Después de que varias personas de las que estaban allí (en total había una treintena) separaran a los dos implicados en la reyerta, el presunto agresor sacó una navaja y acuchilló al capitán dos veces por la zona del cuello. "Un chaval empezó a gritarme: ¡El hacha, el hacha! Entonces fui y la cogí", prosigue el marinero.

Acto seguido, el agresor subió al barco y retiró el amarre con la intención de quedarse en el interior pero otros trabajadores lo impidieron. También impidieron, con gritos, que otra de las marineras fuera agredida. Aunque la trabajadora tuvo que saltar al agua del puerto para evitar que el atacante la alcanzara.

Intento de agresión a la policía

Agentes de la Policía Nacional de Ibiza, avisados por varios testigos, acudieron de inmediato a la zona de la trifulca y se enfrentaron al hombre, que se resistió e intentó agredirles, por lo que, finalmente, tuvieron que reducirle con un táser.

"Salió luego un marinero de dentro en el barco con la cabeza abierta, con una brecha enorme", continúa el testigo, a quien los agentes cogieron los datos, así como a otra pasajera y al vigilante de seguridad privada de la zona portuaria. "El chaval (que agredió a las otras personas) estaba ido y por lo que me han dicho, ya iba así por la mañana", añade.

La Policía Científica de la Policía Nacional acudió más tarde a investigar los hechos y continuará, a lo largo de esta mañana, averiguando por qué motivo se produjo la agresión.