Dalt Vila recupera su perfil: retirada la grúa de las obras del Parador de Ibiza

La enorme estructura corona la ciudad amurallada desde 2020

Vídeo: Inician la retirada de la grúa del Parador de Ibiza

DI

Isaac Vaquer

Isaac Vaquer

La empresa Acciona, responsable de las obras de construcción del Parador Nacional de Ibiza, ha iniciado la retirada de la grúa que corona el recinto amurallado de Dalt Vila desde 2020, cuando se retomaron los trabajos de construcción de este establecimiento turístico. Y que también se instaló de 2009 a 2011 en la primera etapa de los trabajos de habilitación del castillo como hotel de la red pública del Estado.

El organismo público Turespaña, adscrito al Ministerio de Industria y Turismo, ha confirmado que los trabajos de desmantelamiento de la estructura se inician hoy al concluir las tareas que requerían de su uso, que ya son exclusivamente de arreglo interior. Está previsto que hoy mismo se desmonte totalmente este elemento que ha roto la visión tradicional de Dalt Vila durante tantos años.

La enorme grúa blanca y roja, como un mástil metálico, ha sido parte de las postales del conjunto patrimonial de Dalt Vila desde hace cuatro años. Durante este tiempo ha sido una alteración del paisaje patrimonial. Su presencia ahora quedará como una anécdota a pocos meses (aunque sin fecha cierta) para la inauguración del Parador, que podría ser el número 100 de toda España, un hito anecdótico que se disputa con el Parador de Veruela, en Aragón, que se encuentra también en proceso de finalización.

Desde el Ayuntamiento de Ibiza se ha solicitado al Ministerio de Industria y Turismo que se intente hacer coincidir la inauguración del nuevo Parador Nacional con la celebración del 25 aniversario de la declaración de Ibiza como Patrimonio Mundial de la Humanidad, el 4 de diciembre de este año.

Si bien la secretaria de Estado de Turismo, Rosario Sánchez Grau, se comprometió a trabajar con este objetivo en su última visita el pasado mes de abril, todo dependerá del proceso de suministro de los elementos necesarios para concluir la obra.

La primera piedra de este complejo turístico se colocó en 2009. Sin embargo, los hallazgos arqueológicos que se hicieron durante este periodo obligaron a paralizar los trabajos dos años después, en 2011.

La tramitación de los cambios en el proyecto duró años hasta la nueva licitación de las obras casi una década después. Ahora Dalt Vila recupera su perfil. Eso sí, con las novedades incorporadas por el Parador.