Servicios sociales

Los trabajadores del Hospital Residencia Cas Serres cancelan la protesta del 28 de junio

La plantilla ha aceptado la propuesta del Consell de Ibiza, que estudiará implementar la jornada de 35 horas y garantiza que cubrirá todas las ausencias del centro asistencial

Fachada principal del Hospital Residencia Asistida de Cas Serres.

Fachada principal del Hospital Residencia Asistida de Cas Serres. / Vicent Marí

Isaac Vaquer

Isaac Vaquer

La plantilla del Hospital Residencia Asistida (HRA) Cas Serres ha aceptado la propuesta planteada por el Consell de Ibiza de mejora de las condiciones laborales y cancela la movilización convocada para el día 28 de junio en la sede de la institución insular.

El acuerdo, planteado por el Departamento de Recursos Humanos del Consell en una reunión con los representantes de los trabajadores el pasado viernes 21 de junio, fue aceptado por los trabajadores ese mismo día en asamblea. En la jornada de ayer se procedió a la firma que ratifica el acuerdo y la suspensión de las movilizaciones.

En este acuerdo se recoge el compromiso de estudiar la aplicación de la jornada semanal de 35 horas, igualándola a la de los trabajadores de los centros asistenciales de la Comunitat Autònoma. Actualmente, la jornada de los trabajadores del hospital residencia es de 37,5 horas.

Según indicaron fuentes de la plantilla, desde el Consell les explicaron que se hará un estudio organizativo y se comprometieron a dar una respuesta en el plazo aproximado de un mes a la viabilidad de esta medida. Esas mismas fuentes consideraron que si se optimiza la organización interna y algunos momentos en que se solapan turnos, podría ser viable.

Por otra parte, el Consell se compromete a la cobertura «en el menor tiempo posible» de las ausencias que se produzcan utilizando todas las herramientas de las que se dispone para ello (horas extras, cambio de turnos, bolsas abiertas, etcétera), sobre todo las ausencias que se producen como consecuencia de vacaciones y permisos. Según denunciaron los trabajadores durante la primera protesta del 14 de junio, la institución llevaba dos años sin cubrir estas bajas, lo que provocaba una sobrecarga para la plantilla y en ocasiones que se tuvieran que denegar permisos por razones organizativas.

También se establece que se cubrirán todas las bajas que se produzcan en la residencia como consecuencia de jubilaciones, renuncias o declaraciones de invalidez.

El Consell tiene prevista la realización de una auditoría del centro con el fin de, entre otras cuestiones, determinar las ratios mínimas de trabajadores por planta y ajustar la organización.

Queda en el tintero la reclamación de que se aplique a los trabajadores del HRA Cas Serres el plus de difícil cobertura que sí perciben los trabajadores de las residencias que gestiona directamente el Govern balear. Este plus sólo se puede aplicar desde la Administración autonómica, pero desde el Consell mostraron voluntad de reclamarlo.

La consellera del Departamento de Recursos Humanos del Consell de Ibiza, Maria Fajarnés, recordó, conforme a una nota enviada por la institución insular, que el objetivo que han perseguido durante todas las negociaciones que han derivado en este acuerdo, «ha sido blindar y garantizar la atención a los usuarios del centro», para lo que ha buscado, añade, el equilibrio entre esta atención de calidad y los derechos de los trabajadores.

Destacó de este proceso el «clima de diálogo y entendimiento entre las partes», que ha permitido alcanzar un acuerdo de mejora de las condiciones laborales del personal sanitario.