Restaurantes y comercios de Ibiza viven una ligera bajada de la actividad en junio

El sector comercial y de restauración confirma un descenso moderado respecto a 2023, que fue un año récord, y el diagnóstico varía según la zona de la isla

Imagen de archivo de comercios del barrio de la Marina, en Vila.

Imagen de archivo de comercios del barrio de la Marina, en Vila. / VICENT MARÍ

Toni Escandell Tur

Toni Escandell Tur

La actividad económica ha bajado este mes de junio con respecto al año pasado en algunos sectores de la oferta complementaria: negocios de restauración, tiendas, souvenirs y similares. La causa es multifactorial, según el análisis de la mayoría de los representantes patronales de Ibiza consultados.

Aunque todavía es demasiado pronto para valorar el nivel de satisfacción de los empresarios con esta temporada y contar con cifras exactas, hay algunas situaciones que generan incertidumbre, como los elevados precios de Ibiza como destino turístico, el hecho de que las estancias se están acortando (y concentrando en los fines de semana), la celebración de la Eurocopa en Alemania en estos momentos (del 14 de junio al 14 de julio), los Juegos Olímpicos de París (del 26 de julio al 11 de agosto) o cuestiones puramente económicas como la subida de los tipos de interés.

La bajada de la actividad «es bastante generalizada», en palabras de Daniel Ramón, presidente de la Asociación de Souvenirs de Pimeef: «Llevábamos dos años fuertes, en los que había ido todo muy bien, y ya estamos notando una pequeña caída. Dependiendo de qué zona de Ibiza hablemos, la caída es un poco más grande o pequeña, pero en general ha bajado», añade en conversación con este diario.

A modo de ejemplo, explica que esta disminución de la actividad comercial se está registrando «tanto en Platja d’en Bossa como en zonas turísticas de Santa Eulària»: «Tal vez se está salvando algo Cala de Bou, pero no porque esté funcionando muy bien este año, sino porque en 2023 aquella zona falló un poco durante esta época. Este año incluso se incrementa ligeramente la actividad con respecto al ejercicio anterior, pero es por este motivo».

Además, apunta a que hay zonas del estilo de «es Figueral o quizás Cala Tarida» en las que esto se está notando algo más. «Suponemos que los hoteles en estos puntos de la isla no han tenido buena ocupación». Ramón detalla que habla, en todo caso, de la primera quincena de junio y que se puede remontar lo que queda de temporada «si se consigue que entre semana la ocupación mejore». «El problema no es que baje un poquito la facturación, sino que los gastos no paran de subir», expresa.

Alfonso Rojo, presidente de Pimeef, indica que en la parte de distribución [trabaja en este sector al ser propietario de Frutas La Palentina], «no se está notando una bajada propiamente dicha»: «Quizás lo estemos achacando a que no funciona igual en todas las zonas de la isla». «Seguramente será porque ahora ya está abierto prácticamente el 100% de la oferta que había anteriormente; se están abriendo nuevos locales; hay hoteles que estaban reformándose y que ahora comienzan a abrir sus puertas. Ya tenemos hoteles de gran volumen en marcha», indica.

Cada vez más oferta

Rojo confirma la concentración de la actividad en los fines de semana desde mediados de mayo y la primera quincena de junio, mientras que el ritmo se ha venido ralentizando a inicios de semana. «Pero ahora estamos en dinámica de temporada alta y ya no hay esas puntas que se han podido estar produciendo la quincena pasada». El presidente de Pimeef añade otro elemento, como es el aumento de oferta de comercial y de restauración: «Cada vez hay más, se abren locales nuevos y al fin y al cabo hay que repartir el pastel entre más. Eso se nota. Pero lo que tampoco vamos a hacer es incrementar el número de visitantes mucho más de lo que ya lo estamos haciendo. Por tanto, hay que repartir entre más».

En líneas similares a Daniel Ramón se expresa Joan Roig, presidente en Ibiza de la Federación Empresarial de Restauración de las Illes Balears (Ferib): «Hasta ahora lo que me llega es que esa bajada es cierta. Hay restaurantes que entre semana tenían más trabajo el año pasado que este. También hay cadenas hoteleras grandes que confirman que la media de la duración de las vacaciones es de tres días y medio».

Además, en varias ocasiones de la conversación Roig pronuncia la palabra «irregularidad» para referirse a diferencias tanto entre áreas de la isla como, sobre todo, entre diferentes días de la temporada, a veces en un corto espacio de tiempo: «Tal vez tienes una semana en la que trabajas bien y, en cambio, después el lunes, martes, miércoles y jueves tienes una bajada considerable. El fin de semana, al menos en mi caso, sí se trabaja, pero de una semana a la otra puede haber un 50% de diferencia».

«Situaciones puntuales»

«Creo que la situación a día de hoy es irregular», apunta, por su parte, José Antonio Roselló, vicepresidente de Ibiza en CAEB. A su vez, Roselló expresa que no hay motivos para análisis catastrofistas: «No debe hacerse caso de situaciones puntuales ni pasar de la parte al todo».

Por otra parte, Miguel Tur, vicepresidente de Pimeef Restauración, añade algunos matices. Aunque sus compañeros de gremio y los proveedores también le han trasladado «que la temporada está siendo un poco más floja que la del año pasado», subraya que esta conclusión supone «comparar la temporada actual con una de récord como fue la de 2023». Así, señala que esto no quiere decir que estemos ante una mala racha para el sector: «Si lo analizamos en términos generales, de momento es muy pronto para hacer una valoración, estamos a mediados de junio (...) Yo no considero que esté siendo una temporada mala». Aunque es difícil hacer predicciones para que lo que queda de temporada, recuerda que «normalmente, a finales de junio la mayoría de países acaban el periodo escolar y suele haber un repunte de familias», por lo que en el mes de julio se podría registrar una subida en llegada de visitantes y, consecuentemente, de la actividad económica.

Suscríbete para seguir leyendo