Escándalo institucional

El Govern de Prohens protege a Le Senne para evitar «la escalada de tensión»

El Ejecutivo descarta pedir su dimisión para que el ambiente «casi irrespirable» que se vive en el Parlament no empeore. Reclama al ultraconservador «una reflexión sobre el uso de su cargo»

El presidente del Parlament y segunda máxima autoridad de Balears, Gabriel Le Senne.

El presidente del Parlament y segunda máxima autoridad de Balears, Gabriel Le Senne. / Guillem Bosch

El Govern de Marga Prohens continúa respaldando a Gabriel Le Senne como presidente del Parlament y se conforma con su perdón para que no aumente la tensión y crispación en la Cámara autonómica. Así lo explicó ayer el portavoz del Ejecutivo, Antoni Costa, quien tildó de «casi irrespirable» el ambiente que se vive en el hemiciclo.

«Cometió un error grave, impropio de un presidente de una institución como es el Parlament, perdió los papeles pero ha pedido disculpas públicamente. A partir de aquí, con los hechos que se han producido, el Govern lo que considera que se tiene que producir ahora es que no haya una escalada adicional de tensión, sino todo lo contrario. Toca rebajar la tensión, no aumentarla», afirmó Costa.

Asimismo, el también vicepresidente del Govern instó al resto de grupos parlamentarios, incidiendo en sus socios de Vox y el PSIB-PSOE, a que contribuyan a frenar la situación que se vive actualmente. «La tensión ha ido creciendo hasta llegar a una situación esta semana donde el ambiente era casi irrespirable. Hago un llamamiento tanto a la bancada de la izquierda como a Vox para que lleven a cabo una reflexión sobre lo que está sucediendo. Necesitamos tranquilidad y serenidad, bajar un poco los ánimos», destacó Costa. Un pensamiento que también exige al propio Le Senne tras el escándalo institucional generado. «Tiene que hacer una reflexión sobre el uso de su cargo», determinó Costa justo un día después de que el ultraderechista lanzara un comunicado con el sello de la Cámara para cargar contra el Gobierno de Pedro Sánchez.

«Cometió un error grave pero ha pedido disculpas públicamente», justifica Costa

Cabe recalcar que el ultraconservador publicó un escrito difundido a través de los canales oficiales del Parlament donde aseguraba que «ninguna amenaza ni chantaje del Gobierno de Pedro Sánchez va a conseguir tapar sus escándalos ni los de su presidente». La segunda autoridad de Balears respondía así al Ejecutivo central después de que este lo denunciara ante la Fiscalía por delito de odio tras destrozar la foto de Aurora Picornell, el gran icono de la represión franquista en Mallorca.

Por su parte, la presidenta del Govern, Marga Prohens, respondió con un «hoy no toca» cuando le preguntaron por la denuncia abierta contra Le Senne desde el Ministerio de Política Territorial y Memoria Democrática. «Dije todo lo que tenía que decir en el Parlament, creo que fui contundente y que no dejé sombra de duda. Creo que también dije que no contribuiría a aumentar la crispación. Precisamente, ahora que estamos anunciando una medida de gestión, una medida que mejora la vida a los ciudadanos, una medida de política en mayúsculas, la política del ruido yo se la dejo a otros. La polarización y la crispación no entrarán en el Consolat», expresó la líder popular.

Posible inhabilitación

En cuanto a las consecuencias que podría tener la denuncia del Gobierno central por delito de odio, se abre la posibilidad de que Le Senne fuera inhabilitado de su cargo como presidente del Parlament. Asimismo, dicho delito puede comportar penas de hasta cuatro años de cárcel, así como sanciones económicas, aunque todo dependerá de la interpretación de la propia Fiscalía sobre los hechos acontecidos. n

Suscríbete para seguir leyendo