El PSOE de Santa Eulària exige el fin de los vertidos en sa Caleta

Los socialistas afirman que «la gestión del ciclo del agua es muy deficiente» en la localidad

La Policía Local de Santa Eulària valló la zona donde tuvo lugar el último vertido.

La Policía Local de Santa Eulària valló la zona donde tuvo lugar el último vertido. / D.V.

El PSOE de Santa Eulària exige al gobierno local «una gestión responsable y eficiente de la red de saneamiento municipal y la depuradora (delegada a Abaqua, del Govern balear)». Así, y tirando del hilo de los vertidos recientes en sa Caleta, piden al Ayuntamiento «explicaciones claras de los motivos del río de fecales que sufre el pueblo cada vez que se produce una avería», apuntan los socialistas en un comunicado de prensa en el que califican la situación como «insostenible».

«Los restos fecales han llegado nuevamente a la zona de sa Caleta. Al parecer, una nueva avería en el sistema de saneamiento y depuración ha provocado la liberación de aguas fecales en la torrentera que desemboca en dicha zona. Este incidente se suma a uno similar ocurrido a principios de mes, que también obligó a prohibir el baño en sa Caleta por vertidos a la depuradora de Santa Eulària», señalan desde el PSOE. En este sentido, el partido critica que este punto del municipio «ha sido escenario de múltiples vertidos los últimos años», y afirma: «Constituye un delito ambiental y representa una seria amenaza para la salud pública».

«Los colectores y sistemas de bombeo municipales están claramente fallando y requieren atención urgente. La gestión del ciclo del agua en el municipio ha demostrado ser muy deficiente», añaden los socialistas de Santa Eulària. También defienden que «no se pueden esconder estos problemas detrás de normativas y ordenanzas que complican la vida de la ciudadanía».

Nuevo emisario

El equipo de gobierno, por su parte, asegura que tanto el Consistorio como Abaqua están pendientes de estas cuestiones. «De hecho, después del último episodio hemos hablado con Abaqua. Confiamos, como confían ellos, en que con la finalización de las obras del nuevo emisario se puedan evitar estas incidencias. Obviamente, siempre existe el riesgo de una avería, porque esto le puede pasar a cualquiera», indica el Ayuntamiento. El aviso se recibió a las 17.15 horas del sábado e, inmediatamente, personal de Abaqua intervino para frenar el vertido, lo que se logró a las 21.30 horas, tal y como recogió este diario.