Población

El número de defunciones cae un 12% en Ibiza y Formentera

Trabajos de jardinería en uno de los cementerios de Eivissa. | P.F.

Trabajos de jardinería en uno de los cementerios de Eivissa. | P.F.

La estadística anual de fallecimientos en Ibiza y Formentera sigue condicionada por los efectos de la pandemia provocada por el covid, que en marzo de 2020 provocó que el Gobierno decretara un confinamiento que se prolongó durante tres meses.

Así se desprende de los datos oficiales correspondientes al año pasado, el último ejercicio anual ya cerrado, y facilitados por Pompas Fúnebres Ibiza. De esta manera, si en 2022 se contabilizaron 1.090 óbitos en Ibiza y Formentera, el año pasado la cifra descendió hasta los 957. «Las del año pasado son cifras más normales para el tamaño de la población que tiene Ibiza, normalmente por debajo de las 1000 defunciones».

Desde esta empresa recuerdan los efectos del coronavirus: «En 2022 todavía tuvimos los coletazos del covid y, aunque las defunciones por este virus no fueron muy elevadas, las consecuencias varias como el abandono de tratamientos, el miedo a ir al médico para no contagiarse, el estilo de vida más sedentario y otros, consideramos que causaron un número más elevado de decesos», apunta su gerente, Ana Marí.

En cuanto al año en curso, desde Pompas Fúnebres indican que «por el momento» se mantiene «una línea similar a la de 2023, algo inferior en cuanto a defunciones. El pasado invierno, añade Marí, fue «bastante benévolo y eso siempre favorece que haya menos difuntos, sobre todo, entre nuestros mayores, muy sensibles a las enfermedades que vienen con el frío, como los virus respiratorios y otras dolencias».

Suscríbete para seguir leyendo