Tres de cada diez turistas ve injustas las protestas contra la masificación

El mismo porcentaje considera que las movilizaciones no cambiarán nada, aunque suspenden las infraestructuras

Tres de cada diez turistas ve injustas las protestas contra la masificación

Tres de cada diez turistas ve injustas las protestas contra la masificación / GUILLEM PORCEL

Los turistas valoran negativamente las infraestructuras tanto de Mallorca como de las otras islas y aseguran que la masificación de las playas, la saturación de la red viaria y la falta de aparcamientos han contribuido «de manera importante» a esta percepción. Además, según el último volumen de Quaderns Gadeso elaborado con 600 entrevistas realizadas en junio, los visitantes no son ajenos a las movilizaciones que se están llevando a cabo en las islas contra la saturación provocada por el turismo: un 28% da la razón a los que protestan, pero un 32 por ciento considera que no es justo que los ciudadanos se quejen dado que Balears «vive del turismo».

Por otro lado, mientras que un 29% cree que las movilizaciones no cambiarán nada y todo seguirá igual, un 51% de los turistas repetidores asegura que la saturación ha empeorado mucho en comparación con la última vez que vinieron. En cambio, un 10 por ciento piensa que ha mejorado.

En cuanto a los servicios públicos, merece la mayor valoración la asistencia sanitaria, especialmente en Menorca (5,2), siendo bastante más negativa en Formentera. Tal y como apunta el informe Gadeso, llama la atención la valoración altamente negativa de los transportes internos al considerarlos «muy saturados» por parte de los visitantes, mientras que en todas las islas tienen una mala opinión de la seguridad ciudadana, especialmente en Mallorca y Eivissa.

«Continúa siendo preocupante que el precio y el sol y playa todavía sean las dos principales motivaciones para elegir nuestras islas como destino turístico, aunque el encarecimiento de los precios ha rebajado esta motivación», destaca el documento. «El encarecimiento de los precios por parte de las compañías aéreas y de alojamientos no están teniendo un impacto negativo en el número de reservas, aunque se empiezan a ver con preocupación las reivindicaciones de los residentes y las últimas movilizaciones, especialmente por parte de un sector de la prensa británica», detalla el estudio.

En referencia a los entornos de las islas, la baja calificación viene determinada por la masificación ya que la percepción de todos los entrevistados coincide en que sigue empeorando año tras año.

«Cada vez más, nuestros clientes son más exigentes respecto a nuestras infraestructuras, entornos y servicios públicos que tendrían que formar parte relevante de nuestro valor añadido, aunque todas ellas vienen muy influenciadas por la sensación de saturación», refleja el informe. Cada vez más, los turistas eligen Balears por la «calidad y diversificación de la llamada oferta comercial», si bien aún mantiene una valoración absolutamente negativa por «repetitiva y poco diferenciada». En cuanto a la oferta lúdica, no tiene una valoración negativa aunque varía mucho de una isla a la otra. Los extremos son Mallorca y Menorca (4,5). La oferta recreativa (deportiva, náutica, senderismo, etcétera), adquiere cada día una mayor relevancia, a pesar de que ha empeorado su valoración en todas las islas excepto en Formentera.

Por otro lado, las valoraciones referidas al alojamiento hotelero empeoran respecto al 2023. El todo incluido empeora su valoración a causa del aumento de precios y las limitaciones impuestas a las bebidas alcohólicas. En cambio, el alquiler turístico, cuya oferta ilegal se ha extendido de forma absoluta por todas las islas, mejora bastante su evaluación aunque sigue obteniendo un suspenso por parte de los visitantes.

Suscríbete para seguir leyendo