Endesa achaca a una "imprudencia" de los trabajadores el accidente laboral en la central de Ibiza

Dos de los empleados, que ingresaron en el Hospital Can Misses, han recibido el alta, y el tercero, hospitalizado en Valencia, la recibirá en los próximos días

La central eléctrica de Endesa en Ibiza, en una imagen de archivo.

La central eléctrica de Endesa en Ibiza, en una imagen de archivo. / JA RIERA

Ángela Torres Riera

Ángela Torres Riera

La investigación abierta por Endesa tras el accidente laboral que tuvo lugar hace diez días en la central eléctrica de Ibiza y en el que resultaron heridos tres trabajadores con quemaduras de diversa consideración apunta a que el suceso fue fruto de una «imprudencia» por parte de los empleados.

Las primeras averiguaciones hechas por la compañía indican que el accidente se produjo después de que uno de los operarios decidiera llevar a cabo una tarea «que no le había sido encomendada»

Según detallaron ayer desde Endesa, el hombre se dispuso a cortar un metal con una herramienta sin percibir que sus compañeros estaban trabajando, en la misma zanja, con productos disolventes. Fue esa mezcla la que provocó, al parecer, una deflagración que causó varias quemaduras en los operarios. 

Dos heridos dados de alta

Los tres empleados se dirigieron por sus propios medios al servicio de Urgencias del Hospital Can Misses. Un hecho especialmente llamativo, ya que no llamaron a una ambulancia ni a los servicios de emergencia. 

Por el momento, dos de los trabajadores afectados, un portugués de 45 años y un rumano de 51, que ingresaron en el Hospital Can Misses con heridas sobre todo en cara, cabeza y cuello, ya han sido dados de alta, según informaron ayer desde Endesa.

En cuanto al otro hombre, de 52 años y origen argelino, fue trasladado al Hospital La Fe de Valencia en estado grave al presentar quemaduras en el 45% de la parte superior su cuerpo y se espera que reciba pronto el alta tras diez días ingresado, desde que se produjera el accidente. 

Desde la compañía indicaron, además, que tras el suceso impartirá más formación a sus empleados para evitar que se repita otra situación similar. La empresa añadió, por otro lado, que «afortunadamente» ninguno de los trabajadores tiene secuelas derivadas del accidente. Por su parte, Govern e inspección de trabajo también han abierto una investigación sobre el caso.