Sant Josep estudia sanciones por el solar de Can Raspalls

El asentamiento puede incurrir en varias «infracciones a las ordenanzas municipales»

Vista parcial del campamento de infraviviendas de Can Raspalls.

Vista parcial del campamento de infraviviendas de Can Raspalls. / Vicent Marí

David Ventura

David Ventura

El Ayuntamiento de Sant Josep considera que la situación del asentamiento de infraviviendas en la calle de ses Campanes, en Can Raspalls, provoca que se estén «produciendo diversas infracciones de las ordenanzas municipales, tanto por parte de los moradores como por parte de la propiedad del terreno», y que por lo tanto, «siempre con la debida cautela, se van a estudiar medidas sancionadoras».

Según un portavoz municipal, sería la Policía Local la que estaría estudiando este caso, aunque recuerda que «es una situación compleja de carácter social». Más allá de este anuncio, no ha sido posible conocer otros detalles sobre este procedimiento, como cuáles serían las infracciones y qué medidas sancionadoras se están barajando.

La Policía Local de Sant Josep realiza visita regulares al asentamiento de Can Raspalls, la última se produjo esta semana. Según declararon a Diario de Ibiza algunos de los habitantes de las infraviviendas, los agentes les comentaron que el campamento no se desalojaría si no se recibía ninguna denuncia. «Nos dijeron que mientras no haya denuncias, podemos estar tranquilos. Pero que si hay robos, temas de drogas o si hacemos fuego, tendrán que intervenir», señaló Luis, uno de los acampados.

El asentamiento de infraviviendas de la calle de ses Campanes está situado en unos terrenos privados y, por el momento, el propietario de este solar no ha presentado ninguna denuncia. «Para desalojarlos sería necesario una denuncia del propietario y, como consecuencia, una orden del juez», recuerdan desde el Ayuntamiento, desde donde aseguran que se mantiene un contacto regular con la propiedad.

El Consistorio insiste en que la situación es de una extrema complejidad y admite que hay «una problemática y, a la vez, unas necesidades». Pero garantiza que las personas que están en una situación de vulnerabilidad, «serán atendidas como se merecen». Así, los servicios sociales de Sant Josep están haciendo el seguimiento del caso de una familia con menores que reside en este asentamiento.

La Policía Local, además, trata de realizar un recuento actualizado de los habitantes que hay en este solar. Según fuentes policiales, en el último reconocimiento se contabilizaron un total de 214 personas, aunque como muchos de ellos se encontraban en sus lugares de trabajo, se estima que la población total podría alcanzar los 300.

Suscríbete para seguir leyendo