Promoción turística

El Consell quiere cambiar «la paradoja del turismo familiar» en Ibiza

La institución insular licita un contrato de 100.000 euros para impulsar el club de producto ‘Ibiza Family Experience’, que busca impulsar la imagen de la isla como destino de vacaciones para familias

Familias esperan junto a la taquilla para hacer un trayecto en barco. | VICENT MARÍ

Familias esperan junto a la taquilla para hacer un trayecto en barco. | VICENT MARÍ

Isaac Vaquer

Isaac Vaquer

«Ibiza es objetivamente un destino excepcional para familias por las playas, la oferta de ocio, los alojamientos y la restauración, que hacen que el índice de repetición y fidelidad de los turistas de este segmento que nos visitan sea muy alto». Sin embargo «es un destino muy poco posicionado en este segmento y tiene una imagen exterior de destino poco adecuado para familias». Es «la paradoja del turismo familiar», según aparece reflejada en el Plan de Marketing Estratégico de Ibiza, que el Consell se aventura ahora a modificar para buscar más allá de la fama que ha ganado la isla en las últimas décadas como la meca del ocio nocturno.

Para ello ha puesto en marcha un club de producto que recibirá el nombre en perfecto inglés de ‘Ibiza Family Experience’. Para poder desarrollar la línea de trabajo y atraer a las familias a que pasen sus vacaciones en la isla, el Consell de Ibiza ha sacado a licitación por 100.000 euros la creación de la oficina técnica que dé impulso a esta marca.

La empresa adjudicataria deberá hacerse cargo de la creación y el seguimiento de la estrategia promocional del club, así como del desarrollo y mantenimiento de un sitio web y redes sociales que sirvan para promocionar y dar visibilidad al destino a través de internet.

Cada vez más ‘Adults Only’

El trabajo de esta oficina no se enfocará sólo a la captación de turistas sino también al asesoramiento a los establecimientos adheridos y a la atracción de hoteles, restaurantes o negocios de ocio que orienten su actividad al público familiar. El propio contrato advierte de que el mercado en Ibiza no sigue esa tendencia, con «la proliferación de establecimientos adults only que está teniendo lugar en la isla en los últimos años».

A esto hay que sumar que Ibiza nunca ha trabajado realmente en posicionarse en materia de turismo familiar. La imagen actual vende más bien lo contrario y provoca que «las familias europeas que no la conocen se basen únicamente en tópicos como que Ibiza es un destino de ocio nocturno poco adecuado para las familias».

El Consell de Ibiza asegura que trabaja desde hace años en alfombrar esta senda hacia la atracción del turismo familiar. En concreto, «en el municipio de Santa Eulària des Riu se lanzó la iniciativa de implantar una certificación para el turismo familiar, tanto para zonas turísticas como para establecimientos turísticos de diversa tipología, dando los primeros pasos en el desarrollo del club de producto de turismo familiar».

La oficina encargada de la ‘Ibiza Family Experience’ deberá desarrollar junto a los ayuntamientos y el sector empresarial el trabajo para establecer aquellos núcleos que puedan considerarse especializados en turismo familiar y puedan disponer del sello de calidad que facilite su promoción.

Atraer establecimientos

Para fidelizar y atraer a establecimientos hacia este nicho de mercado, la oficina deberá entablar relación con ellos y plantearles pertenecer al club. Es por ello que el contrato indica que, por lo menos, se deberán certificar 30 hoteles, 50 restaurantes, 10 establecimientos de ocio,cinco playas, tres oficinas de turismo, cinco espacios públicos culturales o de ocio, cinco eventos y dos rutas.

Los establecimientos deberán pasar una auditoría previa en la que se indicará dónde se debe mejorar. Finalmente, se hará otra auditoría para comprobar que se cumplen los requerimientos antes de pasar a formar parte del club de producto.

Obtener el distintivo conllevará la obligación de mantener los estándares de calidad y la contraprestación de recibir promoción dentro del club ‘Ibiza Family Experience’, que contará con página web, redes sociales y se promocionará en ferias y congresos sobre turismo.

El objetivo final es desarrollar «un producto turístico de calidad, que genere confianza y ofrezca garantías a este segmento de público». En definitiva, vender esa Ibiza que no se corresponde con el estereotipo.

Suscríbete para seguir leyendo