Nuevo vertido de aguas fecales al torrente de sa Llavanera y el puerto de Ibiza tras las lluvias

El sistema de bombeo siguió "funcionando sin problemas", pero la acumulación de toallitas generó el atasco del aliviadero

Imagen del vertido.

DI

Josep Àngel Costa

Josep Àngel Costa

La tromba de agua que cayó este miércoles sobre la isla de Ibiza, provocando diversas inundaciones, originó de nuevo un vertido de aguas residuales de la depuradora de Vila al torrente de sa Llavanera y en el puerto Deportivo de Marina Ibiza, donde esta mañana todavía siguen llegando los restos contaminantes que han inundado la zona.

La conselleria del Mar y del Ciclo del Agua del Govern balear ha indicado que los vertidos se solucionaron a las once de la noche de ayer. Según explica la portavoz de la conselleria, las fuertes lluvias caídas ayer provocaron que llegara un gran volumen de toallitas que obstruyeron las rejas del sistema de bombeo. Por consiguiente, las aguas residuales acabaron rebosando hacia la arqueta que conecta con el emisario y de allí acabaron vertiendo en el aliviadero hacia el torrente de sa Llavanera.

Obstrucción del bombeo

La conselleria precisa que el sistema de bombeo siguió "funcionando sin problemas", pero la acumulación de toallitas generó el atasco del aliviadero.

Por su parte, el Ayuntamiento de Eivissa recibió ayer el informe de estos vertidos de aguas residuales por parte de la Agencia balear del agua (Abaqua), la empresa pública del Govern que gestiona la depuradora de Vila.

A pesar del cese de estos vertidos, desde Marina Ibiza han confirmado que las aguas sucias de la depuradora siguen llegando al mar. El mes pasado, este puerto deportivo ya tuvo que sufrir vertidos de aguas fecales durante dos días y medio.