Especial producto local | Sector primario

Relevo generacional y cambio climático, los retos del futuro

El personal cualificado y dispuesto a trabajar el campo ibicenco es todavía insuficiente para compensar las jubilaciones de las generaciones precedentes

Trigo de xeixa. | VICENT MARÍ

Trigo de xeixa. | VICENT MARÍ

Leire Rodríguez

Leire Rodríguez

En términos de cosecha, el pasado año, las huertas de Ibiza fueron las únicas de la zona del Mediterráneo que mantuvieron sus niveles de producción, según los datos que manejan desde el Consell de Ibiza. Josep Lluís Joan, técnico de la institución insular, explica que los problemas de cosecha en Almería y Murcia, las principales regiones productoras de Europa, provocaron la reducción de la competencia y permitió a los agricultores locales ajustar sus precios al alza.

El mayor reto que afronta el sector agrícola ibicenco para los próximos años es el relevo generacional. La falta de personal cualificado y dispuesto a trabajar el campo ibicenco es todavía insuficiente para compensar las jubilaciones.

Campos agrícolas entre Santa Gertrudis y Forada. | J.A. RIERA

Campos agrícolas entre Santa Gertrudis y Forada. / J.A. Riera

Sin embargo, hay cierto optimismo entre los profesionales del sector agrario, ya que en algunas fincas sí ha empezado a haber este relevo. Además, aunque sean pocos, los jóvenes que están tomando las riendas de la agricultura ibicenca destacan por estar en constante formación y contar con la experiencia de las generaciones precedentes, con quienes han crecido.

El almendro de secano prácticamente ha desaparecido porque no aguanta el calor y la escasez de agua. | J.A. RIERA

El almendro de secano prácticamente ha desaparecido porque no aguanta el calor y la escasez de agua. / J.A. Riera

Impacto de la sequía

A pesar de que la isla se mantuvo todo el pasado año en alerta por presequía, según apuntan desde el Consell Insular, los acuíferos han podido mantener sus niveles gracias al buen funcionamiento de las desaladoras. Esto ha permitido que el suministro de agua se haya podido cubrir al cien por cien durante los meses de invierno en los que no ha caído la lluvia habitual para la época.

Los algarrobos han resistido la sequía. | MARCELO SASTRE

Los algarrobos han resistido la sequía. / Marcelo Sastre

Aunque desde el gobierno insular se muestran optimistas y aseguran que la falta de lluvias y las altas temperaturas no suponen un problema a corto plazo para el sector, los agricultores ya buscan soluciones para el futuro, ya que las zonas de cultivo están en las áreas más cálidas de la isla. Las opciones incluyen desde cambiar el sistema de cultivo hasta implementar métodos para reducir las temperaturas, como el uso variedades más adaptadas al cambio climático o de sistemas como mallas de sombreado que reducen la insolación, pero suponen un coste añadido.

La cosecha de patata se prevé buena. | J.A. RIERA

La cosecha de patata se prevé buena. / J.A. Riera

La producción que sí se ha visto afectada por la sequía ha sido la del cereal. Concretamente, el trigo de xeixa, cuya cosecha este año «será prácticamente nula», asegura Josep Lluís Joan.También los forrajes han visto disminuida su producción, lo que ha afectado de forma colateral a la ganadería ovina.

La sequía ha agravado la ya negativa evolución de este sector. «Hace 25 años había 20.000 cabezas de ganado, pero ahora apenas llegan a 4.000 y se espera una disminución adicional debido a la falta de alimento», lamenta el técnico insular, que añade que «la gente se está deshaciendo de las manadas de ovejas».

Por su parte, el algarrobo también ha mostrado resiliencia ante la falta de agua y el calor y ha prosperado con las escasas lluvias recientes. Por contra, «el almendro ha desaparecido prácticamente», lamenta Josep Lluís Joan. Hasta los años sesenta el almendro de secano era una importante fuente de riqueza en la isla y ha desaparecido, porque los árboles son ya viejos y porque no aguantan el calor y la escasez de agua.

Un pescador local arribando a puerto. | MARCELO SASTRE

Un pescador local arribando a puerto. / Marcelo Sastre

Producción agraria ecológica

Una de las medidaspara combatir el cambio climático es la producción agraria ecológica. A finales de 2023, el Consell Balear de la Producció Agrària Ecològica (CBPAE) registró 1.258 operadores y 47.447 hectáreas dedicadas a la producción ecológica en Baleares. Un importante crecimiento que no solo contribuye a la conservación del medio ambiente y los recursos naturales, sino que también garantiza al consumidor la trazabilidad y el origen de los alimentos que consume.

Esta producción es clave para mantener la sostenibilidad y promover prácticas agrícolas responsables frente a los desafíos ambientales actuales.