Especial producto local | Consell de Eivissa

Llega el verano, temporada de cosecha

Con la llegada del verano comienza la temporada de cosecha en el campo ibicenco y la patata roja y la sandía son los principales protagonistas

El 66% de la patata que se siembra en la isla es de la variedad patata roja.

El 66% de la patata que se siembra en la isla es de la variedad patata roja. / Sabors

Contenido remitido

La temporada turística ha llegado y con ella Ibiza bulle de actividad. También para nuestros productores, elaboradores y pescadores es la época de mayor esfuerzo para poder hacer llegar el producto de la isla a los establecimientos y consumidores.

De la huerta: la patata roja...

El verano es sinónimo de cosecha, de recoger los frutos que empezaron a cultivarse a finales de invierno. Y si hay que destacar un producto, la gastronomía de Ibiza está de acuerdo en señalar la patata roja como el producto hortícola de más renombre. La encontraréis en restaurantes, tiendas, grandes superficies, y ahora también se están exportando fuera de la isla. Y es también uno de los cultivos principales para nuestros horticultores, el sector que agrupa el grueso de los profesionales dedicados a la agricultura, junto con la sandía y el tomate.

Gracias al clima suave de Ibiza se pueden hacer dos cosechas: una de semi-tardía, sembrada durante el mes de febrero que se empieza a cosechar a finales del mes de abril y una siembra de patata tardía en el mes de agosto que se cosecha a partir de finales de noviembre. De este modo se puede cubrir la demanda anual, exceptuando los meses de octubre y noviembre, en invierno, y los meses de marzo y abril, a la espera de la patata nueva.

En Ibiza la tipología de patata es completamente diferente a la que se consume en la Península o en el resto de Europa, donde predomina el consumo de variedades de piel blanca. En Ibiza, al contrario, el 66% de la patata que se siembra es roja.

Es uno de los ingredientes básicos de nuestra gastronomía. La encontraréis en platos sencillos como son ‘l’enciam de patata’ –ahora conocida como ‘ensalada payesa’-, en todas las ‘frites’ tradicionales, de pulpo, de cerdo o de asadura, y en los platos de más renombre como el ‘sofrit pagès’ o el ‘bullit de peix’.

En los años 70, la variedad antigua fue sustituida por la variedad comercial Desirée, que, además de ser de piel roja y carne amarilla, también tiene la doble aptitud culinaria.

Los datos de patata sembrada la campaña 2024 muestran que su cultivo se mantiene a lo largo de los años como principal en Ibiza con 135 toneladas de patata de siembra.

En la isla se siguen cultivando variedades de sandía con pepita, de piel rallada y de gran tamaño.

En la isla se siguen cultivando variedades de sandía con pepita, de piel rallada y de gran tamaño. / Sabors

Lo que es importante es que el consumidor se fije en la variedad y lo emplee de acuerdo con sus aptitudes.

Existe la idea extendida entre el consumidor de que las patatas de piel blanca son aptas para freír y las de piel roja para hervir. La prueba de fuego que marcará si es patata roja de Ibiza es la aptitud a la fritura, que no quemen y que queden crujientes, sin absorber un exceso de aceite.

... y la sandía

En Ibiza la sandía es también especial. Y es que, al contrario de la tendencia del mercado hacia variedades sin pepita y de pequeño tamaño ajustado a las dimensiones de los hogares, en la isla se siguen cultivando variedades con pepita, de piel rallada y de gran tamaño. La razón se fundamenta en la calidad: los agricultores han comprobado que las sandías con pepita son más dulces y más crujientes. Ahí radica su sabor, que la diferencia de las sandías importadas.

Descubre los restaurantes con sabor a Ibiza

La gastronomía de kilómetro cero es una tendencia al alza. El distintivo Ibiza Sabors Eivissa distingue a los restaurantes comprometidos con el producto de la isla. En la web www.saborsdeivissa.es se destacan los restaurantes acogidos al sello, entre los que se hallan los restaurantes más emblemáticos de la cocina tradicional ibicenca, como Ca n’Alfredo, Es Rebost de Can Prats, s’Espartar, Cas Pagès o Can Gat, y se abre a los restaurantes más innovadores como Es Tragón y La Gaia, ambos con una Estrella Michelín.