Transportes

El Consell permitirá que los talleres privados monten su propia ITV en Ibiza

El decreto ley de simplificación administrativa abre la puerta de esta posibilidad. Ahora la institución insular redactará un reglamento que establecerá las condiciones del servicio y de inspección

Un operario trabajando en la unidad móvil de la ITV en el Recinto Ferial. | J.A.RIERA

Un operario trabajando en la unidad móvil de la ITV en el Recinto Ferial. | J.A.RIERA

David Ventura

David Ventura

El modelo de gestión de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) tal y como la hemos conocido hasta ahora en Ibiza, puede cambiar radicalmente. Según ha confirmado a este diario el director insular de Transportes del Consell de Ibiza, Roberto Algaba, el objetivo es permitir que todo aquel taller mecánico que así lo desee, instale su propio servicio de ITV. Un servicio que deberá cumplir con un reglamento, unos parámetros técnicos, y que pasará unas inspecciones regulares por parte del Consell para garantizar la calidad del servicio.

Según Algaba, el modelo de gestión directa de la ITV por parte de la institución insular es una herencia de los años ochenta, cuando las circunstancias eran muy distintas: «Cuando el parque de vehículos en Ibiza era pequeño, era muy fácil gestionarlo públicamente. Pero el volumen de vehículos ha crecido y las condiciones de la ITV también. Debes tener unos aparatos más complejos, los procedimientos son más difíciles, y hay un momento en el que la administración ya no puede ofrecer una agilidad que sí podría tener a través de unos servicios privados».

Reglamento e inspección

Esta liberalización del servicio será posible gracias al decreto ley de simplificación administrativa aprobada por el Govern balear. Así, la idea es que con este nuevo escenario, se abra la posibilidad a que la iniciativa privada instale sus propias líneas de inspección técnica de vehículos y se multipliquen las opciones de los ciudadanos que quieran pasar la ITV . Una situación que sería también un alivio para el Consell, ya que la gestión de esta competencia ha comportado, durante años, un continuo dolor de cabeza.

No obstante, desde la institución insular se recuerda que liberalizar el servicio no implica desentenderse de él. «Nosotros marcamos las reglas», explica Algaba, «marcamos qué condiciones debe tener un taller, la aparatología que debe tener cada línea, que debe estar comunicada con la DGT. Se establecen unas condiciones. Es la forma como funciona en Madrid y pronto se hará también así en Barcelona, en la que talleres privados montan la estructura y se comunican con el ministerio de Industria».

Esta forma de actuar no debe comportar la privatización del servicio de ITV que el Consell gestiona directamente en Santa Gertrudis: «La ley permite que se sigan manteniendo los modelos actuales, por lo que la estación de Santa Gertrudis y la móvil se pueden mantener con el servicio actual».

Además de redactar el reglamento, el Consell mantendría también la facultad inspectora: «Esa facultad la tenemos el ministerio de Industria y el Consell, que marcamos que se cumplan las condiciones. Se deben pasan los filtros de calidad».

Una vez aprobada la ley de simplicación, el proceso se pone en marcha, aunque desde el Consell no se quiere poner fechas, ya que la tramitación requiere sus tiempos: «Haremos la consulta pública para hacer un reglamento, y en este texto se marcarán las condiciones mínimas que se deben cumplir. Una vez esté aprobado, han de pasar unos plazos. Y luego, cuando se apruebe definitivamente, ya cualquiera que tenga un taller y quiera montar una línea de inspección en suelo industrial tendrá está opción, siempre bajo las normas que marque el reglamento».

Suscríbete para seguir leyendo