Literatura

Los cuentos "con humor y mala leche" sobre lo cotidiano de la autora ibicenca Oti Corona

La ganadora del Premi Ciutat d'Eivissa de Narrativa en 2018 lanza su segundo libro, ‘Fatal, gracias’

Oti Corona vive en Girona pero ha estado estos días de visita en Ibiza para visitar a su familia.

Oti Corona vive en Girona pero ha estado estos días de visita en Ibiza para visitar a su familia. / Toni Escobar

Maite Alvite

Maite Alvite

Los relatos de la nueva obra de Oti Corona Bonet (Ibiza, 1972), ‘Fatal, gracias’, invitan al lector a reírse, en muchos casos, pero también a cuestionar y rebelarse contra la realidad en la estamos inmersos. Como dice Amor de Madre, la editorial que acaba de publicar el segundo libro de la ibicenca, sus cuentos, que retratan el día a día del pueblo llano, son «un flechazo al corazón de lo cotidiano del que solo se puede salir de dos maneras: con una sonrisa, o prendiéndole fuego a todo».

Cualquiera, sobre todo mujeres y clase trabajadora, que acaparan gran parte del protagonismo, puede empatizar o se puede sentir identificado con las situaciones y los personajes que recorren sus 225 páginas. Y es que, salvo una excepción, la escritora «parte de situaciones cotidianas» para crear sus tramas, en las que se tocan temas como la precariedad y la subsistencia, los abusos sexuales, la conciencia de clase, la guerra o la muerte.

Aunque son asuntos muy serios, Corona los aborda casi siempre con «un toque humor y también de mala baba» porque, lo dice ella, «tal como está el mundo, donde hay más dramas que alegrías, es importante relativizar y quitar hierro a la vida para poder sobrevivir».

Cuentos con humor y mala leche sobre lo cotidiano

Portada del nuevo libro de Oti Corona. / Amor de Madre

Ese espíritu que tiene el libro de Corona, conocida en la plataforma X como Cronopia, lo condensa bien el título, inspirado en un meme que circula en las redes desde hace tiempo y que reproduce una breve conversación de WhatsApp que se hizo viral: «¿Cómo estás, Loli?- Fatal, gracias».

Maternidad y vejez

En lo cuentos para adultos de esta autora ibicenca residente en Girona la maternidad está muy presente. «El nivel de exigencia que plantea la sociedad a las madres es muy elevado», reflexiona Corona, que en ‘La red invisible’ y ‘El susto de papá’ apuesta por unas progenitoras con un punto «gamberro».

En ‘Fatal, gracias’, Corona también reivindica la vejez con personajes mayores potentes, como ya hizo en la novela ‘Emprendades’, con la que ganó el Premi Ciutat d’Eivissa de Narrativa en 2018.

Fue el galardón que obtuvo con este primer libro, publicado en catalán y castellano, lo que animó a seguir dándole a la tecla a esta maestra de escuela rural, colaboradora habitual del Diario Público y Noudiari.

Oti Corona, ayer, en la sede de Diario de Ibiza.

Oti Corona, ayer, en la sede de Diario de Ibiza. / Toni Escobar

Aunque ha escrito toda la vida, Corona, que durante su juventud compaginó su trabajo como técnica de rayos en hospitales con los estudios universitarios de Magisterio y Humanidades, no se había planteado publicar hasta que surgió ‘Emprendades’, un proyecto literario en el que estuvo trabajando diez años.

Nuevo proyectos

Luego llegó la oportunidad de participar en la antología ‘Cuadernos de Medusa vol. III’ y escribió el cuento ‘Se busca empleada doméstica’. El volumen lo publicó «una editorial joven, feminista y LGTB+», Amor de Madre, la misma con la que la ibicenca lanza ahora ‘Fatal, gracias’, que está en librerías desde el pasado 21 de marzo. Para hacer esta nueva obra, detalla, reunió catorce relatos, la mayoría escritos en los últimos meses, aunque hay algunos antiguos, como ‘Una cena para quedar bien’, con más de una década.

Desde que salió a la calle y según apunta la editorial, se han vendido ya « unos 3.000 ejemplares» de ‘Fatal, gracias’, que la escritora presentará en Ibiza el 18 de mayo, en la librería Sa Cultural de Vila. Mientras, Corona, cuya cabeza está en permanente ebullición, trabaja en su próximo proyecto literario, una novela en la que aborda un tema que conoce bien, la importancia de la educación, y cuya protagonista es «una maestra que trabaja en un entorno muy hostil».

Suscríbete para seguir leyendo