La inauguración de la nueva plaza de Puig d'en Valls ya tiene fecha

El nuevo espacio dedicado al maestro alfarero 'Frígoles' cuenta con un parque infantil de 1.400 metros cuadrados

Imagen de la nueva plaza.

Imagen de la nueva plaza. / A.S.E.

La nueva plaza pública de Puig d’en Valls se inaugura este viernes 15 de marzo a las cinco de la tarde. Este espacio público está situado en el entorno del Camí Vell de Sant Mateu y la calle Norte, junto a la promoción de viviendas de protección oficial finalizada recientemente.

La plaza lleva el nombre ’Mestre terrisser Frígoles’, una decisión aprobada por unanimidad en el pleno municipal de febrero después de que numerosas entidades sociales y culturales ‘vallenques’ solicitaran que se dedicara el espacio a una persona muy querida y respetada tanto por su vertiente humana como por la calidad de su trabajo artesanal, según informa el Ayuntamiento en un comunicado. Además, la plaza —en la que se debe ejecutar una segunda fase de adecuación— supone la apertura de un gran parque infantil de 1.400 metros cuadrados.

En el acto de inauguración estará presente el propio artesano para recibir el homenaje. Tras unas breves palabras, la Colla des Puig d’en Valls hará una actuación y se ofrecerá un pequeño refrigerio. A partir de este momento la instalación quedará abierta al uso.

Imagen del nuevo parque infantil.

Imagen del nuevo parque infantil. / A.S.E.

En conjunto, el Ayuntamiento ha recibido para espacio público una parcela de más de 6.000 metros cuadrados en la que se ha generado esta nueva plaza pública y que, una vez finalizada, contará con espacios infantiles, zonas recreativas, deportivas y huertos urbanos, entre otros elementos.

Primera fase

En esta primera fase se incluye una gran zona infantil para niños de todas las edades con juegos adaptados y sombras, un espacio deportivo con elementos para jugar al baloncesto y al fútbol y la acera de conexión con la plaza. En una posterior intervención se completarán el resto de propuestas. En esta primera fase se actúa sobre casi 3.200 metros cuadrados de terreno. La parte más destacada es la de 1.410 metros destinada a parque infantil, que incluirá zonas de sombra, elementos de juego adaptado y que contará con dos espacios diferenciados por el tipo de elementos, de forma que haya una mayor seguridad para los más pequeños. Así, habrá un espacio de juego con columpios y juegos especialmente pensados para niños y niñas de menos de siete años y otro espacio indicado para la franja de edad entre siete y doce años.

 El segundo ámbito por tamaño es el de la pista multideporte. Contará con algo más de 920 m2 de superficie y dispondrá de porterías de futbito y canastas de baloncesto. Se sigue así el esquema de pistas multiusos destinadas especialmente para los más jóvenes que tanto éxito están teniendo en el propio Puig d’en Valls (en el Parc dels Pins) y en Santa Eulària (Passeig Solidari). El coste total de esta primera fase ha sido de 1,24 millones y lo ha ejecutado la empresa Hermanos Parrot.

Imagen del nuevo parque infantil.

Imagen del nuevo parque infantil. / A.S.E

Un reconocimiento merecido

Este espacio supondrá un reconocimiento merecido para una de las personas más queridas de la parroquia, como lo atestigua que varias entidades de la localidad hayan solicitado que se dé su nombre a este espacio. Se trata de Antoni Marí Riera, ‘Frígoles’, maestro alfarero, uno de los artesanos del barro más conocidos y reconocidos de la isla.

Nacido en 1934, desde muy pequeño ya conoció el que sería el oficio al cual se acabaría dedicando toda su vida. Cuando tenía poco más de nueve años, un amigo de su padre le propuso a este que le permitiera ir a trabajar a una alfarería. Poco a poco, trabajando como mozo, fue aprendiendo los secretos del barro y tanto le interesó que dejó de soñar con ser mecánico para poder reparar el taxi de su padre a dedicarse a trabajar la arcilla.

 En 1947, el maestro Daifa le propuso aprender con él nuevos secretos del oficio de ‘terrisser’ trabajando con él en la fábrica de Can Clavos por ocho pesetas diarias. El año 1956 inició una nueva etapa profesional alquilando un taller en Can Negre.

 El maestro Frígoles ha participado en numerosas exposiciones, tanto individuales como colectivas, y ha obtenido un importante reconocimiento social por su dedicación, por toda la obra que ha salido de sus manos y por su voluntad de promover y transmitir el oficio de ‘terrisser’.